viernes, 23 de septiembre de 2016

Homenaje a André Breton

Her de Vries, Caja-retrato de André Breton, mayo de 2006

Tras el homenaje de Peculiar Mormyrid, Carlos Barbarito, el espléndido poeta argentino, ha tenido la bella idea de abrir un blog dedicado a Breton en su cincuentenario, que se cumple el próximo miércoles. Este blog, ya con muchas aportaciones, recibe, escaneados, collages, fotografías, grabados, pinturas, poemas, etc. El título es “Breton: 18 de febrero de 1896- 28 de septiembre de 1966”, seguido de un oportuno pasaje de “El bosque en el hacha”.
http://bretonandrecincuenta.blogspot.com.ar/

miércoles, 21 de septiembre de 2016

Javier Gálvez: “3 poemas espeluznantes”

Javier Gálvez, foto en 3 poemas espeluznantes
Este nuevo tríptico de Javier Gálvez, en Ardemar Ediciones, vuelve sobre tres de sus poemas, reelaborados “bajo un estado alucinatorio”, que es como conviene elaborar y reelaborar.
Si la nota de Ruiz de Murag considera que “su espíritu rimbaudiano y negro los acerca a la poesía de desguace”, no sorprende que el primero de ellos se titule “Rinbow”. Fue publicado sin título en el n. 6 de Salamandra (1993), mientras que los otros dos, “Pasión del corcho” y “Solve et solve” vieron la luz en el n. 7 (1995), sin título aquel y este con el de “Todos los poetas surrealistas son tontos”. Por el azar de las páginas, “Rinbow” iba con una tinta de Lurdes Martínez, “Pasión del corcho” con otra de Olga Billoir y “Solve et solve” con un grabado de Roman Bergam. Es bueno volver a manejar estas revistas, ya que el tiempo ha sido bondadoso con ellas y están llenas de páginas que sigue siendo grato e incitante leer, tanto en la vertiente crítica como en la creativa.
Ahora, la única ilustración es una foto erótica del propio poeta, pero ante todo merece resaltarse lo significativo de las dedicatorias: a Lurdes Martínez, a Eugenio Castro y a José Manuel Rojo. Porque estos tres nombres, más el de Javier Gálvez, componen el cuarteto de figuras decisivas del grupo surrealista de Madrid en su ya larga y tan fértil andadura. Felizmente, y como es sabido no son raros en el surrealismo estos casos de fidelidad, admirables en un mundo donde reinan la frivolidad, la palinodia y la inconsecuencia.
La poesía de Javier Gálvez es una nube de tormenta. Para la apreciación de sus movimientos insospechados, es preciso proveerse de periscopios que solo se pueden obtener en algunas tiendas fantasmas de Lisboa, junto al río y los bares marineros.

Guy Girard: el poema de Tucheng

Frontispicio de Pierre-André Sauvageot
Surrealista con un buen oriente, Guy Girard aporta a sus autoediciones de Saint-Ouen –¡esta hace el número dieciocho!– un largo poema firmado la pasada primavera en Tucheng, Taiwán, que llamaron los portugueses Ilha Formosa.
Regido por el sueño, Le poème de Tucheng lleva como es habitual un frontispicio de Pierre-André Sauvageot (a partir de una foto de Hu Shao Rong), donde vemos al poeta acompañado por la personalidad porcina de Zhu Bajie “preparándose para atravesar el espejo de lo posible”, esto último permitiendo apreciar a la vez uno de esos cuadros donde el color exalta lo maravilloso, como son todos los de Guy Girard.
La poesía de Guy Girard es un gallo retinto y de espuelas negras que solo pelea de frente. Recorre vastas extensiones, tanto en el tiempo como en el espacio, y para verlo combatir basta hablar con una de esas diminutas tortugas hechas de lapas y burgados que suelen vagabundear por las playas de piedra.
“Sobre la otra orilla pronto se echarán a volar dos globos aerostáticos. / Uno tiene la forma de una llave y en el otro acaba de saltar un tigre”.

domingo, 18 de septiembre de 2016

Claude-Lucien Cauët

Desde hace años, Claude-Lucien Cauët es uno de los nombres fijos del Grupo Surrealista de París, apareciendo en sus publicaciones colectivas y en las del movimiento surrealista internacional (A Phala, Analogon, Lo que será, La chasse à l’objet de désir, Lithaire, Peculiar Mormyrid). Pero también lleva a cabo una obra personal muy fecunda, con poemas y relatos en pequeñas ediciones. Entre los cuadernos poéticos y de relatos se encuentran, desde 1991 y hasta 2015, Nomades, Pour quatre vies, Anecdotes (con ilustraciones de Kathleen Fox), Brocéliande, Rencontre (luego aparecido en la colección del umbo como L’Ange), À portée de voix, En voilà des histoires, En cours, Le passager incertain, Éclats d’âme, Dépêches aux dés y Les trois cris. Una pequeña semblanza al final de Éclats d’âme nombra también su Essai d’autocosmologie.
De sus tres entregas más recientes, Dépêches aux dés (reunión de 26 poemas) se obtiene a través de lulu, Les trois cris (extenso poema) pertenece a la Collection de l’umbo/Passage du sud-ouest y Éclats d’âme (muy bello poema en 36 estrofas) muestra sus datos en la portada que reproducimos.

Patrick Piérart, frontispicio de Les trois cris

*

Claude-Lucien Cauët, L'explosante
El relato de Claude-Lucien Cauët “L’explosante”, incluido en el número 3 de Peculiar Mormyrid, viene acompañado de este collage suyo, lo que merece destacarse dado lo inusual de sus incursiones en este medio. El relato, incluido en el homenaje que la revista le ha hecho André Breton con motivo del cincuentenario de su muerte, es hilarante y está lleno de guiños surrealistas.
Otros textos suyos muy bien presentados son, en Lithaire, una serie de extractos de “Débordements” y de “A portée de voix”, con una imagen de Guy Girard y cuatro de Zazie, y, en el n. 3 de A Phala, el poema “Le hamac de lune”, con un collage de Pierre-André Sauvageot inspirado en el poema.

*

Aparte su presencia en las publicaciones colectivas del grupo parisino (Surr..., Le Pied de Grue, juegos como el de la refutación y el del pulgón de la frontera, L’An 2016), Claude-Lucien Cauët ha colaborado fructíferamente con Guy Girard y Pierre-André Sauvageot, habiendo sido los títulos resultantes ya comentados en Surrint: Les cerises, le soleil et l’escargot (resultado del “juego de influencias”, con Guy Girard), Pornographie courtoise (con Girard y Sauvageot) y el puramente maravilloso Paris Thèbes (con Sauvageot).
Sin embargo, se nos ha escapado aquí una publicación notable en que interviene Claude-Lucien Cauët con algunos de sus amigos del grupo y con otras figuras del surrealismo: se trata del cuaderno de La Belle Inutile Insidieux, sobre la infamia divina, aparecido en 2014, con textos de Cauët, Guy Girard, Alfredo Fernandes, Jean-Pierre Dépetris y Pierre Petiot, e imágenes de Bernard Dumaine, Richard Misiano-Genovese, Pierre-André Sauvageot y Zazie. Es esta una nueva pieza en la larga trayectoria del implacable anticristianismo surrealista.
Distribuyen Insidieux lulu y Amazon, y en la página de esta se pueden ver además la portada con collage de Sauvageot, el índice, la ilustración de Bernard Dumaine y el texto de Petiot:

Ayer se inauguró la exposición “A la luz de los castillos vitrificados”

Ayer sábado fue inaugurada la exposición de collages surrealistas en Figueira da Foz. Esperamos comentar próximamente el catálogo, donde, a lo largo de 120 páginas, se hace una semblanza de cada uno de los 24 participantes, con reproducción a todo color de una obra de cada uno.
Si anteriormente reprodujimos el texto de Rik Lina sobre el sentido de la exposición, ahora hacemos lo propio con el de Miguel de Carvalho:
collages ffoz
Coincidiendo con el evento, el martes se presenta en Coimbra, como ya señalamos, el nuevo libro de Will Alexander.


Gómez Correa en las Islas Baleares


Mañana lunes se inaugura en la Universidad de las Islas Baleares la exposición “Plástica, homenaje al centenario de Enrique Gómez Correa”, que continuará hasta el día 14 de octubre. Los artistas participantes son Jorge Herrera Fuentealba, Enrique de Santiago, Rodrigo Verdugo, Singwan Chong Li, Freddy Flores Knistoff, Jorge Herrera Fuentealba, Neco Beth, y Patricio Blues.
Se anuncia también un seminario del 5 al 7 de diciembre en torno al Grupo surrealista Mandrágora a cargo de Perfecto E. Cuadrado y Patricio Blues. 

miércoles, 14 de septiembre de 2016

Magia y vuelo de Verónica Cabanillas Samaniego

Verónica Cabanillas Samaniego, mixta de la nueva luz, 2016

Nacida en Lima en 1981, Verónica Cabanillas Samaniego ha hecho por sí sola resurgir el surrealismo en una de sus tierras de elección. Con ella, el Perú vuelve a inscribirse en la geografía planetaria del surrealismo, y con una fuerza pasional arrolladora, que es precisamente de lo que estamos siempre necesitados. Véase si no la semblanza que de sí propia hace en su blog “Visión cosmogónica”, y que es todo un manifiesto:
“Surrealista desde el vientre hasta consumarse. Poeta del ser. Pintora y dibujante; vertedora de universos paralelos. Soñadora ferviente de todos los mundos imposibles para hacerlos posibles aquí y hoy. Sombra negra que atravesó el delirio para poder ver los subterráneos mundos del cosmos interior y exterior, y sacar de allí la fórmula de una salvación en curso. Luz violenta y brillante que subvierta nuestra terrible condición humana. Manos –maga. Mente –alas”.
Participante en proyectos colectivos del surrealismo internacional, merecen destacarse ahora dos de sus investigaciones más recientes: “Mixtas de la nueva luz” y “Tintas automáticas”. A la primera pertenece la imagen de portada del número último de La Vertèbre et le Rossignol, y esto es lo que ella dice de estas imágenes cuya técnica incluye de modo variable tintas, carbón prensado, lápiz carbón y pasteles:
“Este es un proyecto donde la técnica mixta prevalece y mediante ella se es portadora de una nueva imagen, una luz otra. Siempre en el camino del descubrimiento y no del re-conocimiento o de lo pre-establecido o conceptual-izado. Este es el camino de la imaginación que obra de manera libre y espontanea sobre el soporte cual sea. Este camino no está trazado, se construye sobre el abismo de lo que sigue, para reafirmar ese paso y dar continuidad al siguiente, siempre invisible. Por eso la sorpresa es manantial diario de los ojos y la mirada que se deja llevar y sorprender de sí misma”.
La sorpresa y la poesía rigen no menos la serie de las “Tintas automáticas”:
“La pulsión de las energías en perfecta continuidad y armonía, encontrando cauce, los vasos comunicantes entre ese ser interior y los medios y lenguajes, la tinta sobre el papel, el automatismo, el mundo exterior que emerge; la imagen, el arte. Así en directa conexión, sin pre-conceptos, la idea se modela en sí misma sobre el vacío, el silencio. Nada interviene entre la intuición y la acción. El sentimiento de ser una onda, pero que muestra la visceralidad, la realidad resarcida hasta los aleros de la mente fatigada, que grita, excitada siempre. Tintas que recorren la mente –como un laberinto– en el mismo instante en que aparecen y diagraman la herida interior. Tintas a la velocidad idéntica entre el tiempo de pensar y hacer. Es el mismo punto en que los paralelismos confluyen donde emerge la huella interior, aquí mía”.
En los enlaces que damos pueden verse otras felices series anteriores, en concreto “Acrílicos surreales”, “Dada art work” (nuevo capítulo de ese surrealismo que ha seguido bebiendo en lo mejor del hontanar dadaísta) y “Dibujos surrealistas”. Emerge de todo esto un mosaico creativo en verdad fascinante.

Verónica Cabanillas Samaniego, mixta de la nueva luz, 2016