martes, 19 de marzo de 2019

“Punto seguido”

Existen unas pocas revistas –muy pocas– que, sin ser surrealistas, prestan una atención seria y regular al surrealismo, considerándolo un movimiento vivo. Una de ellas es Punto Seguido, que desde hace nada menos que 39 años se viene publicando en una ciudad insospechada: Medellín. en Colombia.
De esta ciudad es uno de los grandes poetas del surrealismo, Raúl Henao, quien allá por los años 90 me enviaba mucho material suyo y de la América sureña y central. Ello incluía números de Punto seguido, como por ejemplo el 34, junio de 1994, con una tirada de mil ejemplares y el formato estirado y rico en imágenes coloridas que sigue conservando. Punto seguido era una sorpresa, y no solo en el medio americano. Que haya mantenido su estilo y su fidelidad al romanticismo revolucionario y al movimiento surrealista no es de extrañar cuando descubrimos que en la redacción, a lo largo de tantos años, permanecen tres nombres incólumes: John Sosa, Luis Fernández Cuartas y Carlos Bedoya, a los que se ha incorporado alguien tan firme y fiable como Óscar Jairo González. Pero además, de Medellín me llegó también el magnífico número 3 de la revista Cantidad hechizada, dirigida por el último nombre citado y aparecida en agosto de 1989, así como el número 1 de Fuegos, de noviembre de 1994, con un compacto dosier dedicado a los 70 años del surrealismo. Sin duda: en Medellín había gente que sabía lo que era el surrealismo y que sabía lo que hacía. Y lo admirable es que eso siga ocurriendo treinta años después.
Así, este último número, el 61, lleva portada de Aube Elléouët (a la que se dedica una nota) e incluye un ensayo de Laurens Vancrevel sobre Le Grand Jeu y el surrealismo, poemas de Roland de Renéville, de Sjön (antiguo miembro del grupo Medusa y colaborador de Dunganon) y de Aase Berg (cofundadora del Surrealistgruppen), una presentación de Capa por Jorge Leal Labrín y una nota sobre Componiendo la ilusión, el homenaje a Ludwig Zeller. El ensayo de Vancrevel es muy brillante, subrayando la importancia del manifiesto de 1947 “Ruptura inaugural”, con el que el surrealismo volvía a su libertad plena (este manifiesto, no debe olvidarse, supuso para Mário Cesariny su adscripción decisiva y definitiva a la aventura surrealista).
Punto seguido anuncia para sus cuarenta años “una fiesta innombrable”, sin duda más que merecida.

“L’Échaudée”

Otra publicación, en este caso francesa, que contiene siempre un componente surrealista, es la revista de crítica social, contracultura y utopía L’Échaudée. Su número 8 apareció hace unos meses y contiene textos de su usual colaborador Alain Joubert, de Claude Guillon, de Alfred Jarry, de Rimbaud, de Benjamin Péret (añadiendo al final un divertido cómic sobre su personalidad subversiva)...
El animador principal de esta revista, a la que nos hemos referido en algunas ocasiones, es Barthélémy Schwartz, quien recientemente dio a la luz un libro de referencia sobre Benjamin Péret. Precisamente a propósito de la recepción de esta obra, Barthélémy Schwartz polemiza con la Association des Amis de Benjamin Péret, a la que considera haberse convertido en “un medio para sus responsables de arreglar cuentas internas entre viejos surrealistas” y a la que acusa de haber utilizado en la consideración de su libro “métodos que recuerdan a la censura estalinista”, resultándome sus argumentos plenamente convincentes. 
Hay en esta carta una referencia que yo desconocía y que es de una lucidez excepcional: se trata del ensayo publicado en 2011 por el italiano Andrea d’Urso, que puede leerse íntegramente en el enlace que doy al final. Andrea d’Urso toma el partido de los continuadores del surrealismo y reparte varapalos a Nadeau (como el origen de la historificación del surrealismo, algo que me parece tan evidente como inexplicable el prestigio de que este libro ha gozado entre algunos que deberían haber estado más avisados), a la Internacional Situacionista (que sigue encandilando a algunos para quienes no les basta con el surrealismo y sus referentes de primer orden), a Raoul Vaneigem y su triste y escolar “historia desenvuelta”, al academicismo de Jacqueline Chénieux-Gendron (rápidamente apegada a la vulgata liquidacionista, que le vino de perillas al mundo universitario, y propagadora de otro nocivo concepto: el de “los surrealismos”) y, en fin, a Schuster y su pequeño equipo, aunque a la vez realizando también una serie de críticas (que me parecen certeras) a Le mouvement des surréalistes de Alain Joubert.
En los textos de Andrea d’Urso y de Barthélémy Schwartz uno de los blancos comunes es Jerôme Duwa, lo que era de esperar, dada la inútil cruzada en defensa de Jean Schuster que este ha venido desarrollando, y que culminó con un libro de carácter hagiográfico que no puede interesar sino a los empecinados del surrealismo requiescat in pace en el año de gracia de 1969.
De Andrea d’Urso damos también el enlace de otro magnífico trabajo, en este caso sobre Vincent Bounoure.

Miscelánea de marzo

Número 2 de La Grieta, entre otras cosas con otra magnífica colaboración de Sasha Vlad y Dan Stanciu:



*

En el Museo de Bellas Artes de Mons prosigue la exposición en que se asocia la obra de Chirico a las de René Magritte, Paul Delvaux y Jane Graverol, pero además se aprovecha la ocasión para exponer los fondos surrealistas de las colecciones de Mons (en el cartel, una pintura de 1981 de Jules Perahim):



*

El 29 de marzo de inaugura en Famalicão la retrospectiva de Cruzeiro Seixas titulada “Ao longo do longo caminho”, que se prolongará hasta el 29 de septiembre.

*

La revista digital Agulha dedica su número 129 al centenario del surrealismo con una lista de trabajos en que aparecen algunos nombres del surrealismo (Allan Graubard, Jan Docekal, John Richardson, John Welson, Laurens Vancrevel y Susana Wald). Hay también colaboraciones irrelevantes (de historiadores para quienes el surrealismo no es sino una vanguardia artística) y una sobre el surrealismo rumano (por cierto que escrita con el tono ridículo de quien le da una conferencia a unos adolescentes) en la que es inútil buscar ninguna referencia a Sasha Vlad o a Dan Stanciu.
Alfonso Peña, cuyos collages ilustran el número 129, ocupa el 130 con varios artículos dedicados a nombres del surrealismo, en concreto Susana Wald, Amirah Gazel, Enrique de Santiago, Jan Docekal, Ludwig Zeller y Zuca Sardan. Debe señalarse la enorme confusión que supone afirmar en el de Jan Docekal que “bajo la tutela del infatigable Arnost Budik los surrealistas checos están nucleados en torno al Grupo Stir Up”, ya que liquida de un plumazo al surrealismo más importante de la historia después del parisino, o sea al checo y eslovaco surgido en los años 30 y que llega hasta la actualidad con una actividad y un legado impresionantes; a su lado, Stir Up no es sino un grupo de muy modesta importancia.

*
Exposición de Ody Saban, y su catálogo:

*

En el blog de Peculiar Mormyrid acaba de aparecer una estupenda revisión de las obras de Busby Berkeley, por Steven Cline, que hubiera hecho las delicias de Ado Kyrou:

*

Lamentable es el documental de Cruzeiro Seixas escuchando con mirada bovina al presidente de la república portuguesa, un charlatán de la peor especie. Se iguala así con Cesariny recibiendo en su casa poco antes de morir a otro presidente de la república aún peor que este. Desde que hace 60 años Max Ernst se entregara a Pompidou, asistimos a este triste final de los artistas “grandes” del surrealismo.

*

Me comentan que el pasado viernes fue el “Día Mundial del Sueño”, y que su lema era “Sueño saludable, envejecimiento saludable”.
Verdaderamente: este estúpido mundo de la senilidad burguesa solo se merece que lo hagamos trizas.

sábado, 16 de marzo de 2019

Capa, 1991-2018


Culminamos hoy la extensa información que hemos venido dando sobre el automatismo plástico colectivo de Capa, con cuatro documentos, elaborados por Rik Lina, en que se describe vívidamente su trayectoria desde 1991 hasta la actualidad.
Como bonus, aportamos unos retratos pictóricos de los principales componentes de este versátil colectivo, también realizados por Rik Lina.

viernes, 15 de marzo de 2019

Nora Mitrani, Madrid, 16-III-2019

Nora Mitrani, vista por Fernando Lemos

Mañana sábado tendrá lugar la segunda de las jornadas dedicadas a las figuras femeninas del surrealismo, que organiza Lurdes Martínez.
Esta sesión, titulada “El surrealismo al servicio de la revolución”, enfoca a Nora Mitrani, Claude Cahun y Mary Low, correspondiendo a José Manuel Rojo, nombre clave del Grupo Surrealista de Madrid, hablar de Nora Mitrani.
Por alguna razón, no aparece Annie Le Brun, que estaba incluida en la lista inicial de esta tanda. Y es una pena, ya que, como escribí alguna vez, yo la veo como la reencarnación, en algunos aspectos, de Nora Mitrani.

martes, 12 de marzo de 2019

Ted Joans y su cadáver exquisito a larga distancia


El fabuloso cadáver exquisito “Long distance” de Ted Joans, iniciado ern 1976 y en el que hubo 132 (sic) participantes, ha sido objeto de una película filmada por David Hammons.
Ya fue presentada en Dakar el año pasado, pero a partir de este sábado se proyecta duraderamente en Lisboa, asistiendo Laura Corsiglia al estreno:

Ted Joans, collage

Adiós a Albert Marencin

Albert Marencin,
Bulletin de Liaison Surréaliste, n. 6, 1973

A los 96 años, ha muerto Albert Marencin, figura fundamental del surrealismo en Eslovaquia.
Aporto como documentos un bello prólogo suyo en que evoca el surgimiento del surrealismo en Bratislava y una semblanza de homenaje, firmada por Gaby Albrecht.