domingo, 24 de julio de 2022

Sesión de noche: Jan Lenica

Hoy presentamos una antología de películas de Jan Lenica (las que están disponibles en youtube), más un diálogo en inglés con el gran cineasta y dibujante, más un documento que encabeza la mejor presentación que se le ha hecho, o sea la de Robert Benayoun, y prosigue con unas declaraciones de Lenica en que reconoce su raigambre surrealista y subraya la trascendencia del surrealismo en el arte número siete; estos documentos han sido extraídos del libro que, con motivo de una exposición parisina en el Museo de Arte Moderno, se le consagró en 1980, pero conviene señalar que el ensayo de Benayoun ya se encontraba en embrión en una página suya aparecida en el número 4 de La Brèche (1963).

Las dos primeras película las hizo con Walerian Brorowczyk, y es que el trío Lenica-Borowczyk-Polanski, a fines de los años 50, estaba inmerso en el surrealismo (de ahí que al final demos el enlace de un célebre corto de Polanski, recientemente subido a la página reina de la piratería cinematográfica). La primera es un corto sobre el pintor naïf Jan Plaskocinski, siguiendo la vida amorosa del plácido M. Ludwik. Luego hay colaboraciones con Ionesco y filmes fascinantes como Monsieur TêteLaberinto A, siendo una pena no tener a mano Adam A, que ya no recuerdo cómo llegué a ver y es extraordinaria. Cierra la sesión su largometraje basado en la saga ubuesca, con esa máquina de descerebramiento que funciona a todo meter, 24 horas al día, en las sociedades occidentales desde marzo de 2020, aunque nuestros queridos radicales anticapitalistas sigan cantando con maravillosa porfía la canción del más popular baladero ibérico, "La vida sigue igual" (o, si preferimos no salir del cine, sigan diciendo como si tal cosa "Sin novedad en el frente").

Reproduzco también su cartel de La edad de oro (hizo otro para la exposición de surrealistas polacos celebrada en Amsterdam en 1970 y otro dedicó a Max Ernst, por señalar solo los que conciernen al surrealismo), que contrasto con la preciosidad de Luis Ortiz Rosales cuando esta película intentó exhibirse en Tenerife en 1935, provocando un escándalo mayúsculo.

Lenica y Gombrowicz

jan lenica

sábado, 16 de julio de 2022

Jan Giliam / Rik Lina

Aventuras y noticias de Jan Giliam y Rik Lina, en la Cabo Mondego Section of Portuguese Surrealism, con realce para esa marítima "Ciudad del deseo":

City of Desire

Figueira-Amsterdam

2018-2021

Y nueva serie de Rik Lina:

Lamento

Breton / Simone

Benjamín Rivero-Meza ha traducido algunos fragmentos de las cartas de André a Simone Breton, editadas en 2016 y reseñadas entre otros por Alain Joubert.

"Sella las verdaderas cartas de amor que escribas con una hostia profanada". (André Breton)

Toyen y Annie Le Brun

Annie Le Brun le ha dedicado páginas superlativas a Toyen, a quien estuvo muy allegada y a cuya memoria ha permanecido siempre fiel. Hoy recordamos su juvenil colaboración en L'Archibras (n. 3, marzo de 1968):


*

Y recordaré que a principio de este año reprodujimos otro gran texto sobre Toyen, el de Édouard Jaguer.

Anne Éthuin, por Natan Schäfer

El dosier fantomático de Anne Éthuin ha tenido como gratificante efecto que Natan Schäfer le ha dedicado una de sus "frestas". Doy aquí el enlace, a pesar de no gustarme nada remitir a trabajos en que me veo elogiado. Al mismo tiempo señalo que otra de las páginas del ensayista y poeta brasileño se ocupa con su agudeza y profundidad habituales de Jacques Abeille.

Es una alegría ver a una figura tan entrañable como Anne Éthuin, prácticamente olvidada, resurgir en páginas inteligentes y llenas de fervor verdaderamente surrealista como son las de Natan Schäfer.

*

Portada de la edición neerlandesa de La nuit est faite pour ouvrir les portes, con collage revestido de Anne Éthuin:


Maria Cerminová y Emila Medková

En 1966, Emila Medková, Josef Istler y Vratislav Effenberger visitan a Toyen en París (dato muy bonito, que no registra la reciente cronología de Toyen). Es entonces cuando Emila Medková, una de las grandes fotógrafas del surrealismo en la más importante de sus tendencias, o sea la que, procedente de Atget, llega a Styrsky, realiza su serie París, a la que pertenece esta foto dedicada precisamente a Styrsky:

Emila Medková es autora de tres fotos dedicadas a Toyen. Una se titula Gravestones y yo nunca la he visto reproducida. Otra es Desayuno, de 1948, con el motivo del ojo artificial que aparece también en otra foto del mismo año titulada Viento (Magritte):


De 1972 es En el castillo de Lacoste, admirable homenaje a uno de los cuadros de Toyen más impactantes y uno de los favoritos de Emila Medková, pintado en 1946:


Toyen, por Legrand

 Otro clásico de la literatura toyénica es este ensayo de Gérard Legrand publicado en el número 5 de la segunda serie de la revista de Édouard Jaguer Phases (noviembre de 1975):






Toyen, por Benayoun

Seguimos nuestro homenaje perpetuo a Toyen con este gran artículo de uno de sus mejores amigos, Rober Benayoun, publicado en el número 3  de la revista de Jacques Lacomblez Edda (marzo de 1961), y el pasaje que le dedica en el altamente recomendable libro suyo Le rire des surréalistes (1988):




Un poema de Jean-Claude Barbé

Pese a la rabieta producida por la pérdida de algunos envíos de libro, acabé pidiendo la obra poética de Jean-Claude Barbé Bientôt l'éternité m'empêchera de vivre, que es sin duda un filón poético de primer orden. Todos sus poemas se reúnen en un volumen de más de 250 páginas, con un prólogo de Pierre Vandrepote, la correspondencia con André Breton y una "mitografía" de Jules Perahim. Totalmente recomendable.

A la vez, el poeta chileno Benjamín Rivera-Meza me envía la traducción que ha hecho del segundo poema publicado de Barbé, "Qu'il sera beau", aparecido en el primer número de La Brèche. En el pdf dedicado hace tiempo a Barbé en Surrint, lo incluía yo en segundo lugar.

Qu'il sera beau


Qué hermoso será el día en que muramos
habrá tu ropa en los árboles
tu cabellera tendrá acentos misteriosos
nuestro hijo todavía seguirá en tu vientre
porque hay que ser joven para tener una muerte sublime
Moriremos los dos -los tres
o yo moriré solo si tú
y este niño son de tal manera míos
que se nos llegue a confundir en los senderos.

~


Qué hermoso será el día en que muramos
Me imagino muy bien los pájaros en las ramas
Serán negros como me gustan y el pico
ya en la sangre que tu herida
perderá sobre las piedras blancas
perlas sobre los guijarros.


~

Qué hermoso será el día en que muramos
caminaremos sobre la mesa desierta
-¡la más salvaje!- del mar
a esos bosques allá arriba cuyos ecos
son de púrpura y de arrepentimiento.
Sabremos atravesarlos desnudos y abiertos
como palomas de guerra.

~

Qué hermoso será el día en que muramos
porque entonces nuestra alma será perfecta
y no tendremos nada que hacer aquí y nuestra carne
será tallada a su gusto por la muerte.
No tendremos nuestros cuerpos más que hacia el Desgarro
-desgarro hecho y querido por nosotros.
Nuestra vida se hundirá en la muerte sin un susurro.

~

Qué hermoso será el día en que muramos
habrá sirenas que subirán por los ríos
corrientes de sangre en las laderas de las montañas
pasillos paralelos a nuestros caminos de ortiga
cadáveres pétalos adelante a lo lejos
-pero un círculo lento de pus
alrededor del inmenso bosque solitario
y nada visto después de este pecado del sufrimiento.

~

Qué hermoso será el día en que muramos
un pálido olor a musgo alrededor de un pino
sin adorno sin arco iris con
nubes en forma de felicidad.

~

Qué hermoso será el sueño un poco antes de la muerte
Yo se bien que tendrá sus tormentas -sus lluvias
pelirrojas -sus lluvias
alumbradas por la sangre de los pájaros -sus lluvias
largos rosarios fúnebres que se emborracharán en piscinas milagrosas
las tumbas de los cementerios fosforescentes.

~

Qué hermoso será el sueño un poco antes de la muerte
tendrá el sangrante hueco de la palma poetisa
pero también el deslizamiento de mis manos bajo la carne
culpable y blanca de agonía. Tendrá
el lujo de la sangre renovada
la avidez vampírica en la risa granate de la noche
y abarcará el despertar de un bello movimiento de ala
y encenderá el más disimulado de los corazones.

~

Qué hermoso será el sueño un poco antes de la muerte
remará en vano
si yo besara la cabeza que sueña
si yo besara el párpado que se levanta
Acaso ahogaría al remero de mi tristeza.
Un poco de sufrimiento y me abro en gritos.

~

Qué hermoso y oscuro fue el día
en el que solicitabas tu camino al polvo
Nunca antes tu nuca se había abandonado en mi palma
-no creo que el pájaro nos haya visto.
Sobre la piedra blanca una gran araña derrotada
y tus ojos sobre mis mechones apagados.
y el único testigo de nuestro amor había sido la confusión de los senderos de un jardín.

~

Qué hermoso será el día en que nos besemos
será mucho después de nuestra muerte si quieres
nuestros labios temblarán de deseo en sus follajes
será preciso que la luna se derrita entre nuestras bocas antes
de que ellas se unan en una frutilla profunda y hueca.

~

Qué hermoso será el día en que nos besemos
será mucho después de la caída de las estrellas si lo permites
no habrá más que tus senos para iluminarnos
dos antorchas eternas que harán
de nuestros labios olas de desesperación.

~

Qué hermoso será el día en que nos besemos
será mucho después del fin de este mundo si gustas
no tendremos que mirar sino los pájaros
y nuestras bocas tendrán la miel azul de la esperanza
bajo sus bigotes perfumados
y nuestras bocas irán así la una hacia la otra.

~

Yo te abrazo y mi corazón prepara un curso para enviar
a tu cuerpo
el inmenso beso.

~

Qué hermoso será el día en que nos unamos
tendrá sus jóvenes cantantes
sus palacios, sus pasillos, sus armarios de noche
porque la noche cuánto la amamos
y sus frutos de tristeza y sus profundos cojines de abismo.

~

Qué hermoso será el día en que nos unamos
una larga lluvia infinitamente te vestirá.
Oh esos rosarios púrpuras que tendré que apartar
antes de entreabrir tu vestido fosforescente y tal vez
tus largas piernas entre las cuales me asfixiarás.

~

Las gargantas cantan en la tarde
y se balancean en la tormenta
como naranjas
La noche
las ensangrienta de un escalofrío de púrpura rosada.

~

Qué hermosa será la noche que nos ocultará
(no digas que no lo has pensado)
tendrá los párpados bajos como los de
la pequeña recolectora de agua del templo
en ese país que el sol roza y parece
que se derrite suavemente bajo la cabellera granate.

~

Qué hermoso será el día en que muramos
la corriente no ha arrojado rubíes más hermosos
que el día en que extinguiremos
nuestros cuerpos sobre una inmensa piedra blanca
(y la ola golpeará la punta de nuestros pies).

~

Pero antes que ese día se abra de un bello sol
los pájaros golpearán tu frente
los pájaros de los sombreros las palomas salvajes las palomas mensajeras
los pájaros de hombro los pájaros de ecos
estallarán como un ramo de flores
en la arena del último día.

~

Pero antes que ese día se abra como un bello sol
muchachas van a querer sacudir su cabello para mí
por mí muchachas tomarán al alba el camino
el camino ligero del amor
y no me encontrarán jamás.

~

Tal fue para nuestra muerte el camino doloroso.

Toyen: Duchein, Baron, Camacho

En el número 41 de La Tortue-Lièvre se ve pésimamente un homenaje a Toyen hecho por Paul Duchein, sin indicación de fecha; se trata de un montaje con el título La chambre de Toyen. Como, por desgracia, la muy completa página que existía con las obras de Duchein ha desaparecido de la red, es imposible conocer esa obra.

En 1967, Duchein realiza un Hommage à Toyen, del que sí tenemos una impecable reproducción, en la página 283 del maravilloso libro de Georges Sebbag Memorabilia. Dada & Surréalisme. 1916-1970 (Éditions Cercle d'Art, 2010):


Sebbag lo ve como una reformulación de À la roue d'or, pintura de 1951 que pertenece a la serie dedicada a las enseñas callejeras, a su vez asociable al admirable fotomontaje que hizo para la portada de La lampe dans l'horloge, el "manifiesto" bretoniano de 1948, basándose en el célebre reloj de Praga, en el que Toyen inscribe una fulgurante lámpara de petróleo, abrazada por una corona que ostenta los signos zodiacales:



André Pieyre de Mandiargues, en la encuesta de L'Art magique, ponía À la roue d'or como ejemplo de obra que participa de la magia "en el más alto grado".

*

Karol Baron realiza dos instalaciones que dedica a Toyen. La primera, de 1991, es Aproximación de la primavera según Toyen, alusión a la pintura de 1945 L'Avant-printemps: 



La segunda, de 1995, es Enigma Toyen y Styrsky, y en ella es posible reconocer varios motivos de la pintura de Toyen (por ejemplo, la pala de Relâche y el busto de La tanière) y de Styrsky (el chaleco de Maiakovski):


*

Es una pena no disponer de una reproducción en color de Tears (Hommage à Toyen), de Jorge Camacho, pintado en 1980, cuando muere Toyen:

Toyen, Breton, Cáceres

Este collage de André Breton fue descubierto después de que se publicara Je vois j'imagine:


Dedicatoria en el ejemplar de La inmaculada concepción (es el momento en que Toyen vuelve a Praga en 1935, o sea coincide con el del cuadrito de Tanguy que veíamos hace poco):



Y un homenaje de Jorge Cáceres, la "estrella" del grupo surrealista chileno:

lunes, 4 de julio de 2022

"Xobpaos", 127-130

Anoche comenzó a viajar el nuevo cargamento de Xobpaos, pero lo hace esta vez no en trío sino en cuarteto.

Como noticia, la aparición en libro de la selección de Élie-Charles Flamand Propos mosaiqué, a la que remití hacer cuatro años como complemento indispensable de Les méandres du sens, pero que solo estaba disponible en la página de los Flamand. Ahora irrumpe en La Lucarne Ovale, y Soapbox lo heralda con una bella pintura de Obeline Flamand, El huevo cósmico.

Destaque también, en este boletín que es siempre un goce de composición, para los grabados de Georges Rubel y los "Fragments de cerf" de Pierre Peuchmaurd, tomados de una de las recónditas ediciones del umbo.

xobpaos 127-130

flamand propos mosaiqué

Páginas de Fragments de cerf,
Pierre Peuchmaurd / Jean-Pierre Paraggio, 2007