domingo, 9 de mayo de 2021

Collages, Martinec, Soapbox, Bobroske

Collage de W. A. Davison, 2021

Exposición collagista internacional:

secret room gallery

*

Premysl Martinec, en las calles de Cádiz:



 

*

Soapbox se hizo esperar un poco, pero aporta de golpe cuatro números más:

182-185

*

Documento sobre Dave Bobroske, elaborado por el infatigable Rik Lina:

bobroske

* 

dictadura sanitaria 22

Al fin encuentro en el galimatías de la red un texto que me gustaría haber firmado, con alguna adaptación geográfica y dejando de lado lo del “orgullo”, cualidad que me ha parecido siempre detestable:

guerra al estado

martes, 27 de abril de 2021

100/cabeças: Michael Löwy, Leonora Carrington

Creo que las mejores ediciones de libros surrealistas en estos últimos tiempos han sido las de Sonámbula y las de 100/cabeças. Dan una lección del buen editar que ha sido una constante del surrealismo, o sea que mantienen una bella tradición. (En el terreno de las revistas, no podemos sino extrañar L’or aux 13 îles tras sus tres bellísimos números de 2010-2014.)

Ya editada en francés (con ilustraciones de Sergio Lima, Penelope Rosemont y Guy Girard), ahora aparece en Loplop, dentro de su colección 100/cabeças, la versión en lengua portuguesa de la obra de Michael Löwy sobre el surrealismo y el romanticismo, que sucede a su clásico con Robert Sayre en que se abordaba el movimiento romántico “entre revuelta y melancolía”. O cometa incandescente. Romantismo, surrealismo, subversão evidencia que en el surrealismo la revuelta ha sido más importante que la melancolía, aunque también tanto como la poesía.

El prólogo es del editor, el poeta y collagista del surrealismo Alex Januário, quien traza una semblanza de Löwy a la vez que pone en liza la cuestión central del libro.

Compuesto de textos diversos (muchos de los cuales ya publicados, sin que se señale su procedencia, lo que hubiera sido de agradecer), ya que no se ha tratado de hacer un estudio académico sistemático, pese a ello el conjunto del libro posee unidad y sentido pleno. El primer apartado se titula “Iluminaciones profanas” y trata del surrealismo y la libertad, el romanticismo y el surrealismo, lenguaje y magia (de los cabalistas a los surrealistas pasando por el romanticismo alemán) y la problemática de la mecanización y las resistencias a ella de románticos y surrealistas.

Las “Constelaciones” se ocupan de una serie de figuras, momentos, obras: Mariátegui, el encuentro de Breton y Trotski, Bloch, Breton y la revolución de Haití en 1946 (largo y detallado estudio), el clásico del cine surrealista La invención del mundo (ensayo definitivo), la incidencia del surrealismo y el romanticismo revolucionario en el mayo de 1968, Wifredo Lam, Bounoure y sus magníficos ensayos sobre las artes salvajes, Sergio Lima y su “erotismo incendiario” y los gommages de Eugenio Castro.

Aparte quedan algunas mujeres del surrealismo (nunca entenderé muy bien estos “apartados”, como no los entendía Anne Éthuin): Claude Cahun, Penelope Rosemont (por su monumental Surrealist women), Ody Saban y Beatriz Hausner. La cuarta sección, en fin, enfoca las ciudades de Praga y de Chicago como “capitales surrealistas”, incluyendo una carta de Franklin Rosemont. Pero hay aún un apéndice documental, en que se incluye un puñado de textos escritos por Löwy y firmados por el grupo surrealista de París y textos colectivos que contaron con su participación activa.

Los dibujos son retratos de Guy Girard, entre los cuales seleccionamos para acompañar estas líneas el hecho a André Breton en Haití.

La lectura de este libro es fascinante, ya que el romanticismo, el surrealismo y la subversión forman parte del propio pensamiento de Michael Löwy.


Guy Girard, André Breton attendant...,
17 de abril de 2020

*

A la vez, 100/cabeças ha editado una traducción de Down below, obra clave de Leonora Carrington. En pequeño formato y con el mismo esmero del libro de Löwy, lleva un estudio final de Marcus Rogério Salgado.


domingo, 25 de abril de 2021

"Infosurr", 148

Este nuevo número de Infosurr corresponde a los siniestros meses de marzo y abril de 2020, en que cientos de millones de seres humanos fueron privados por el Estado de sus más elementales “libertades” (por primera vez en la historia de la humanidad se encerró a la gente saludable por causa de una epidemia, primer paso antes de prohibirle incluso respirar al aire libre).

Los que hicieron eso y siguen haciendo cosas similares merecen algo más que el alquitrán y las plumas simbólicos con que Infosurr castiga a quienes festejaron el centenario del movimiento surrealista en 2019, lo que es en efecto abusivo. En 2019 podía haberse celebrado el nacimiento de la escritura automática, “expresión suprema de la libre subjetividad individual y colectiva” y “respuesta radical a la destrucción del sujeto por el proceso de automatización moderno” (Michael Löwy), pero no el del movimiento surrealista, que surge como tal en 1924.

Felicitadas por el contrario son una serie de publicaciones y exposiciones. Entre las primeras, el boletín digital Dreamdew, el número 62 de la revista colombiana Punto Seguido (con presencias de Laurens Vancrevel, Jean Benoît, Ludwig Zeller, Alain Joubert), las últimas entregas de Javier Gálvez, la correspondencia de Simone Debout y André Breton, La conférence de Charleroi de Paul Nougé, el inaugural número de The Room, la espléndida novela de Mattias Forshage End of the railway, beginning of the world y el corpus de rarezas de Yves Elléouët Dans un pays de lointaine mémoire.

Las exposiciones atendidas son “Wellspring of the imagination” (País de Gales), Isabel Meyrelles en Famalicão, “Encounters under black lamplight” (grupo surrealista de Leeds), Catalina Chervin (cuya conexión con el surrealismo no parece ir más allá del recurso a un cierto automatismo) y “Métamorphoses du paysage”, de Jacques Lacomblez.

infosurr 148

*

Infosurr da noticia de esta revista, apadrinada por el gran Silbermann:

l'ouroboros

"Al margen"

Esta revista chilena de arte incluye en su colectivo a cuatro ex integrantes de Derrame: Aldo Alcota, Magdalena Benavente, Miguel Ángel Huerta y José Duarte.

al margen

*

Nuevo libro de Will Alexander:

the combustion cycle

viernes, 23 de abril de 2021

Alain Joubert (1936-2021)

Otra figura longeva del surrealismo acaba de fallecer. Alain Joubert, pese a su edad, se mantenía en plena forma, y tan solo hace un par de años publicaba el magnífico Le cinéma des surréalistes, mientras continuaba sus colaboraciones en L’Échaudée y en Les Nouvelles Littéraires.

A la siguiente semblanza hay que sumarle la publicación del extenso ensayo sobre el surrealismo La clé est sur la porte (2016), que Alain Joubert me dedicó personalmente “en toute complicité”, y la antología L'autre côté des nuages (2020), ambas (como Le cinéma des surréalistes) reseñadas en este blog. 

* 

Desde 1956 hasta 1969, Alain Joubert formó parte del grupo surrealista parisino, siendo uno de sus elementos más lúdicos, dinámicos y abiertos, con pasión por el cine y por el jazz. Debutó en el n. 1 de Le Surréalisme, même, con dos corrosivas notas, una contra el reaccionarismo de Louis Pauwels y otra, deliciosa, celebrando los cinco hábiles disparos de jabalina con que los indios aucas –“que han rehusado siempre toda relación con los blancos a fin de evitar la gangrena civilizadora”– lograron “devolver la jungla del ecuador a su pureza inicial”, turbada por la visita de sendos misioneros yanquis, uno de ellos un defensa de rugby y otro un ex paracaidista. En el n. 3, responde a la encuesta sobre el cuadro de Cornelius von Max, y en el 5 publica “Les parfums lourds”. Se lo encuentra luego en Bief, La Brèche (destacando –aunque todas sus colaboraciones son jugosas, llenas de un humor siempre beligerante–, en el n. 6, el penetrante ensayo “Détournement de valeurs”, y en el 5 la entusiasta reseña de la película Les abysses, inspirada en la historia de las hermanas Papin, otras admirables asesinas que, como Germaine Berton y Violette Nozières, solo fueron defendidas en su momento por los surrealistas) y L’Archibras, así como en los catálogos de las exposiciones “Éros” (“Passage-pilote”) y “L’Écart Absolu” (“Mecánica popular”, editada independientemente por Javier Gálvez en su colección La Bella Cristalera, 2004). En el n. 2 de L’Archibras, suya fue la idea de la memorable portada, con un medallón de Baudelaire al cuello de Giovanna, y del medallón colgando una cruz invertida. Con posterioridad animó el colectivo Quando y colaboró con Phases, hasta convertirse en uno de los “instigadores” de la revista Le Cerceau, una de las pocas grandes revistas de los miserables años 90. Otro de los “instigadores” fue su compañera, Nicole Espagnol, magnífica figura de las últimas décadas surrealistas, a la que Joubert dedicó un emocionado y emocionante libro en 2007: Une goutte d’éternité.

En 1998 se publicó Treize à table, con dibujos de Jean Terrossian y textos de las revistas surrealistas parisinas, pero también de A Phala, del catálogo de la exposición “Éros” (“La perla fina”, una de las nueve “misivas lascivas”), de Le Désir Libértaire, etc. Complementa esta importante publicación el decisivo Le mouvement des surréalistes ou le fin mot de l´histoire (2001), donde Joubert describe las circunstancias que condujeron a la ruptura del grupo parisino, con fiabilidad y lucidez. Este libro va significativamente dedicado al gran Jehan Mayoux.

Siempre en la brecha, sus intervenciones de años más recientes, tan necesarias como desafiantes, algunas en Brumes Blondes, nunca son menos que certeras y oportunas, sumándoseles pequeñas publicaciones como Angle mort, Faust piste, À quel titre?, L’heure dite, Parce que c’était lui, Robert Lagarde, du geste à la parole y Le passé du futur est toujours présent.

(Caleidoscopio surrealista, 2ª ed., 2015)

domingo, 18 de abril de 2021

Michel Zimbacca

A mediodía del sábado 10 de abril, en el cementerio de Pantin, con motivo de la despedida a Michel Zimbacca, fueron leídos algunos poemas de Le centaure inoxydable, un texto de Bertrand Schmitt evocando su encuentro con él y este bello homenaje de Joël Gayraud:

* 

En esta foto, Zimbacca, con su sonrisa de bonhomía, que no excluye el toque pícaro y de bon vivant, muestra un guion cinematográfico de los años 50 reencontrado casi medio siglo después. Está incluida en el número 5 de S.u.rr... (otoño de 2005), donde la colaboración de Zimbacca en las revistas del surrealismo llegó a su apoteosis, sobre todo con la encuesta sobre la voluptuosidad. A ella pertenece la siguiente imagen, en colaboración con Pierre-André Sauvageot:

Esta otra, en el mismo número, es una construcción creada con motivo del juego de los objetos paralelos, en 1998:

Guy Cabanel: “Comunicar”

Para festejar la aparición de la segunda parte de Les cités légendaires, traigo aquí esta página de Guy Cabanel con que, tras la presentación colectiva, se iniciaba en septiembre de 1970 la andadura del Bulletin de Liaison Surréaliste. Hacía solo un año que un grupo de surrealistas cansados había decretado nada menos que el final de la aventura surrealista. Guy Cabanel, por supuesto, se situó donde había que situarse. Es importante señalar, ya que el dato no se aporta, que el dibujo es de Mimi Parent, quien también sabía dónde y cómo continuaba el surrealismo.