miércoles, 17 de julio de 2024

Rimbaud y el surrealismo (años 30, II)

Valentine Hugo estuvo toda su vida fascinada por Rimbaud. El retrato con el cisne es un óleo que puede considerarse su más emblemática creación dedicada al poeta:


También es la primera que hizo, en 1933. Al año siguiente reúne varios retratos en un dibujo a la pluma sobre celuloide:


En 1939 siete dibujos suyos ilustran una edición de Les poètes de septs ans. En los cuatro que vemos aquí (página de su catálogo en Jacques Damase Éditeur), aparte uno de esos dibujos vemos otros dedicados a "Aube" (que también elegirá Max Walter Svanberg) y a "Les corbeaux" (cuervos que aparecen en otros lienzos y dibujos suyos):


En 1946 hace un dibujo para el poema "L'éternité" ("Science avec patience, / Le supplice est sûr", son los versos que recuerdo de esta iluminación):


Sin ánimos de ser exhaustivos, aquí tenemos un retrato que hace en 1955:


Y, por fin, esta estupenda visión de Rimbaud caminante, que hizo para una edición de homenajes a Rimbaud aparecida en 1962, y sobre la que hablaremos en el capítulo correspondiente:


En 1936 se publica la Antología del humor negro de Breton, donde no podía faltar Arthur Rimbaud, en una semblanza que discierne las características paradójicas de su humor.

De 1938 son estas dos fotografías del grupo surrealista de Hainaut, en torno a la cabeza esculpida de Rimbaud. En la primera vemos a Fernand Dumont, Marcel Lefranq, Armand Simon, Achile Chavée y, sentado, Louis van de Spliegue; en la segunda, a Marcel Havrenne, André Lorent, Bob Deplus, André Bovy y Achile Chavée en primera fila, y a Max Michotte, Fernand Dumont y Constant Malva en segunda.



Considerado por Enrique Gómez-Correa un "adepto" de la Mandrágora, Carlos de Rokha recoge en Avance de la red luminosa versos de los años 1938 y 1939, y entre ellos el titulado "Jean Arthur Rimbaud o la suite negra", admirable poema que puede leerse en este enlace (sería incluido en El orden visible, admirable recopilación que puede descargarse en Memoria chilena). En 1943 proferirá una conferencia radiofónica sobre Rimbaud, y en 1954, con  motivo del centenario natal del poeta, escribirá este homenaje.

domingo, 14 de julio de 2024

Rimbaud y el surrealismo (años 30, I)

En 1929, Toyen ilustra Le bateau ivre



Al mismo tiempo, Jindrich Stirsky toma de la primera de las Iluminaciones el título de su ciclo de seis dibujos Après le déluge. Aquí vemos cuatro de ellos en 1930 ofreciendo especial interés el cuarto, ya que lo reproduciría en el segundo número de la revista de Nezval Zodiac, en una monografía suya de 1938 y por fin en su libro Dreams, donde la significación especial que tenía para él queda revelada, al ligarlo al Sueño de la Gitana:





Rimbaud es capital en Styrsky, quien lo consideraba el "creador de la poesía moderna". En 1930, publica su biografía (y la de Sade), con documentos, diseñando la edición; este libro era complementario de The Works of Rimbaud, en que Nezval traducía todos sus poemas, y Styrsky se lo dedica a Toyen. En 1934 aparece como número primero (y finalmente único) de las Edici Surrealismu el ya citado "Un corazón debajo de una sotana", con introducción de Nezval y nota final de su autoría.

En 1930, Louis Aragon prefacia la edición inglesa de Une saison en enfer. Como no llega a cristalizar el proyecto, se la da al grupo surrealista de Belgrado, que la publicará en Lo Imposible (cuyo título no por azar es el de un capítulo de Une saison en enfer).






En 1935, Benjamin Fondane publica Rimbaud le Voyou, dedicado a Léon Chestov, donde defiende a Rimbaud de las manipulaciones cristianas, pero también ataca, no sin argumentos malignos, la visión surrealista del poeta.

Desde 1933 comienzan las creaciones rimbaldianas de Valentine Hugo, demasiado importantes como para que hayamos tenido que dividir este capítulo en dos partes.

jueves, 11 de julio de 2024

Rimbaud y el surrealismo (años 20)

La presencia de Rimbaud en el surrealismo es enorme y constante. En particular el período de los años 20 está muy bien estudiado, y no vamos a descubrir nada nuevo, por supuesto, y ni siquiera a señalar aspectos desconocidos. Pero vale la pena hacer un preámbulo a lo que luego vendrá.

En 1914, André Breton se imbuye de Rimbaud, y ya para este arranque de nuestra historia podemos remitir a los capítulos tercero y cuarto de la suma de Marguerite Bonnet André Breton: Naissance de l'aventure surréaliste, donde no deja de estudiarse el furor rimbaldiano de Breton cuando su estancia de 1919 en Nantes. El impacto de Rimbaud es capital también estos años en Aragon, en Éluard, en Desnos. Del primero basta leer Anicet ou le panorama, roman, que es de 1918; o de Desnos su poema de 1923 "Les veilleurs de Rimbaud", incluido luego en La liberté ou l'amour! El Rimbaud que más interesa a los surrealistas-dadaístas es el Rimbaud de Harar, el que plantea la cuestión del abandono de la literatura, pero no tardará en pasar a primer plano el Rimbaud que quería cambiar la vida

Ello se aprecia ya en el año 1919. Breton incluye en Mont de pieté el poema "Âge", suerte de continuación de "Aube", y reconocerá el "influjo decisivo" de "Rêve" en otros poemas de su libro (en varias ocasiones a lo largo de su obra, volverá Breton sobre este poema extraordinario). En el número 4 de Littérature se da a conocer por vez primera el poema revolucionario "Les mains de Jeanne-Marie", que además aparece al punto, independientemente, en el primer cuaderno de la colección Littérature; este era el poema de Rimbaud favorito de Péret. El número 8 reproducirá una carta del novelista popular Jules Mary sobre Rimbaud, y ya en el 18, de 1921, Rimbaud obtiene la calificación de +15, la misma, por cierto, de Raymond Roussel (Aragon, Breton, Éluard y Fraenkel le otorgan 18 puntos, Rigaut 17, Péret 16, etc.). 

Llega la nueva serie de Littérature, y en 1922-1923 se publican los tres escandalosos sonetos de "Les Stupra", que, al igual que ocurrió con "Les mains de Jeanne-Marie", van a aparecer como cuaderno de Littérature, ahora con prefacio de Breton y Aragon; Claudel intenta impedir la divulgación. También en 1923, Breton escribe una carta a los periódicos a propósito del falso poema de Rimbaud "Poison perdu", anticipando en dieciséis años el asunto de "La chasse spirituel".

En su número de junio de 1924, Littérature da a conocer fragmentos de "Un coeur sous une sotaine", publicándolo luego íntegro; Breton, en su Antología del humor negro, eligirá como los dos textos representativos de Rimbaud este y el citado "Rêve". Pero sobre todo, este año, en el manifiesto del surrealismo, afirmará categóricamente que "Rimbaud es surrealista en la vida práctica y en todo".

De 1927 es la declaración del grupo "Permettez!", contra un busto erigido a Rimbaud en Charleville; algunos miembros del grupo tuvieron la intención de acudir a la ceremonia de inauguración y dañar el monumento, y pese a que podríamos considerarlo un escrito anecdótico o muy circunstancial, se trata de uno de los más admirables tracts del surrealismo (atribuida su redacción, a partir de la información dada por la sobrevalorada historia de Maurice Nadeau, a Raymond Queneau, se trata realmente de una declaración de elaboración colectiva).

En cuanto al grupo Le Grand Jeu, en el número segundo de su revista, 1929, celebraban a un Rimbaud de tintes místicas, con ensayos de Roland de Renéville, Roger Vailland y Roger Gilbert-Lecomte, pero lo más valioso es la publicación ese mismo año de Rimbaud le voyant, obra del primero, quien sería siempre muy estimado por Breton, y no deja de ser revelador que Jean Richer dedicara en 1972 L'Alchimie du verbe de Rimbaud "a la memoria de André Breton y André René de Renéville" (el libro de Renéville ha sido reeditado en 2003; y podríamos añadir que al final de su vida Breton se sentirá bastante próximo de su perspectiva).

Si tuviéramos que elegir un buen estudio relativo a Rimbaud en Breton y el grupo parisino, aparte los capítulos señalados de Marguerite Bonnet, sería el de Emmanuel Rubio "Rimbaud devant les surréalistes", en el número de L'Herne de noviembre de 1993, consagrado a nuestro poeta.

Trasladándonos a Checoslovaquia, a lo largo de la década el grupo presurrealista Devetsil va sustituyendo el interés hacia Apollinaire por el interés hacia Rimbaud, mientras continúan con el referente de Baudelaire. En el verano de 1928, Jindrich Styrsky está en París y se pertrecha con todos los Rimbaud que encuentra. Aunque sus excepcionales dibujos sobre "Après le déluge" son de 1929, los dejamos para el próximo capítulo, ya que en realidad abren una época.

*

A propósito de Permettez!, señalemos que hace unas pocas semanas, a modo de celebración del centenario del surrealismo, ha aparecido una bella publicación con los dieciséis explosivos tracts surrealistas de 1924:

domingo, 7 de julio de 2024

Raymond Roussel y el surrealismo (y 6)

De 1986 es el Lotus Solus de Fabio De Sanctis, inicio de sus esculturas de la metamorfosis. Durante la entrevista que Arturo Schwarz le hace en el libro capital Fabio de Sanctis. La memoria del viaggio, el anartista concuerda en considerar que su técnica de composición es similar a la de RR, aunque basándose más en lazos mentales secretos que en asonancias lexicales. 


Señalemos que esta obra también es ignorada en Locus Solus. Impresiones de Raymond Roussel, y que ya en 1979 había titulado Fabio de Sanctis su primera exposición parisina "Nuevas impresiones de Europa", exposición que llevó un catálogo de Annie Le Brun y Radovan Ivsic.

En 1987, Fred Deux titula Locus Solus esta obra, que es otra de sus características piezas con lápiz y acuarela:


Como los nombres que hemos venido citando, o como un Gilles Ghez o un Konrad Klapheck, Sergio Lima es otro artista impactado por RR, cuyas lecturas fueron decisivas para sus escritos y para sus collages. La revelación llegó ya en 1955, pero no menor fue la trascendencia en 1961 de la edición rousseliana de José Corti al tiempo que la lectura de la semblanza de la Antología del humor negro (y Sergio Lima llegaría a tener en París conversaciones con Breton sobre RR), por no hablar de la aparición de Cómo escribí algunos de mis libros, donde, un poco al modo de Fabio de Sanctis, se evidenciaba sorprendentemente la coincidencia pon su propio proceso de realización explicitado en su Collage... en nueva superfície, una de las obras maestras en esta materia. A los años 90 o a los primeros del nuevo siglo corresponde este collage, titulado Raymond Roussel Snook:


Un acontecimiento crítico se produce en 1994, cuando Annie Le Brun da a la luz el mejor libro que existe sobre la obra de RR: Vingt mille lieus sous les mots. Raymond Roussel, donde polemiza feroz y lúcidamente con las interpretaciones telquelianas y foucaltianas, de moda en los años 70. También en 1994 presenta varias obras de RR, mientras que en 1998 prologará la novela inacabada Les noces, prefacio recogido en su recopilación De l'éperdu.

En los Domaines du rêve de Lou Dubois, 2008, encontramos esta Máquina de immpresiones de África:


Entre sus ilustraciones de la conferencia de Alexandrian sobre Breton, 2022, no podía faltar la dedicada a RR:


Tampoco Alberto Mayol olvida a RR en su no menos reciente tarot de los ases:


Pierre d. la, en 2020:


Y concluimos con el homenaje a RR que tiene lugar el mismo año en Praga, donde se exponen las ilustraciones de Martin Stejskal y Jan Svankmajer para las flamantes ediciones checas de Locus Solus y las Impresiones de África:


"En mi caso, la imaginación lo es todo".

*

En 1975, Julio Cortázar, que en La vuelta al mundo en ochenta días describía un encuentro de RR y Marcel Duchamp en Buenos Aires (y el suyo propio con Juan Esteban Fassio), intenta abrir la tumba de RR:


En junio de 1986, yo, de paso por París, también lo intento, esta vez exitosamente, pero  por desgracia no iba conmigo Anne de Brunhoff, ni absolutamente nadie:

sábado, 6 de julio de 2024

Centenario y defunción del surrealismo

Hoy que se inaugura la XIX Exposición Internacional del Surrealismo (o CXIX, no me acuerdo bien), resulta muy oportuno remitir a esta reciente comunicación de nuestros amigos de La Banda de Fantomas.

No la reproduzco directamente porque el personaje vestido de blanco resulta tan vomitivo que rompería de modo absoluto con el sentido poético que, en lo concerniente a las imágenes, ha querido tener siempre Surrealismo Internacional. 

miércoles, 3 de julio de 2024

Raymond Roussel y el surrealismo (años 70)

Nada mejor para empezar esta década rousseliana que un hallazgo de Bernard Caburet, con que se inaugura el Bulletin de Liaison Surréaliste (n. 1, noviembre de 1970):


No es muy buena la reproducción de esta obra de Gregg Simpson, un collage de título Locus Solus. Sequence, reproducido en la revista canadiense Vie des Arts (n. 80, otoño de 1975) y datado en 1972:


Nos quedamos con las ganas de saber algo más sobre Simpson y RR, así como sobre la exposición Impressions d'Afrique de Jules Perahim celebrada en París en 1973, aunque no dudamos de que "la prodigiosa energía vital que el África pintada por Perahim dispensa con todas sus plumas que danzan y con todos sus frutos gigantes en migración" se sitúa "más en la pista de Raymond Roussel que en las huellas de Stanley o de Livingston", por citar a Édouard Jaguer (y recordemos sus Ubús en África, que hace poco nos ocupaban, al tratar de Jarry y el surrealismo).

Sin título, serie África, 1972

Georges Henein se ocupa de RR en el último artículo que publicó:



Pero la gran aportación de la década procede de Australia, donde James Gleeson, una de las figuras claves de la aventura surrealista en aquella área, realiza, entre 1976 y 1978, una serie de soberbios collages inspirados en Locus Solus. Pueden encontrarse en la red diversos ejemplos, de los que seleccionamos estos tres:

Evening in Transylvania

Jumpers

The southern aspect of (faux) Locus Solus
as seen from the main esplanade

domingo, 30 de junio de 2024

Poesía maldororiana

Boletín bajo el signo de Lautréamont:


*

Aprovecho para señalar tres importantes adiciones al dosier sobre Lautréamont y el surrealismo, la primera de ellas un despiste grueso.

En 1950, Judit Reigl, a su paso por el surrealismo, deja el que quizás sea su cuadro más conocido, Ils ont soif insatiable de l'infini, título tomado del canto primero, cuando la madre de Maldoror le habla de los perros que ladran en la campiña:


En 1956, imagina así Mário Cesariny a Ducasse en el liceo de Tarbes:


Por último, son datadas entre 1980 y 1997 estas dos piezas de Jan Svankmajer, pertenecientes a la serie Negative Maldoror, la primera correspondiendo al segundo canto y la segunda al cuarto: