miércoles, 11 de diciembre de 2019

“Analogon”, n. 89


El último número del año se lo dedica Analogon al romanticismo, y concluye con un juego interpretativo del grupo sobre su “cola prensil”.

sábado, 7 de diciembre de 2019

“The polymorph bodyshop”


2019 se despide con una publicación extraordinaria del surrealismo actual, el catálogo del juego y la exposición celebrados en septiembre en Atlanta. Con su habitual generosidad, Peculiar Mormyrid ofrece el pdf gratuito, pero sin duda siempre será mejor disponer del ejemplar en papel. He aquí los enlaces correspondientes (pdf y catálogos):
catálogo b/n


Comics: Nick Carter y André Breton, “Screwball”

He tenido noticia de este flamante cómic que, como lo he pedido, ya veré si se trata de un hallazgo o de un bluff, más bien pareciendo lo primero. El autor es un famoso dibujante, pero del que yo no tengo ni idea.


*

Aprovechamos para recordar esta estupenda película con Nick Carter, realizada por Oldrich Lipsky, en que intervenía, encargado de la animación, un joven Jan Svankmajer:

*

En el blog de Peculiar Mormyrid hay que destacar una reciente entrada donde se da cuenta de una publicación muy importante sobre los cómics más enloquecidos. La lista de enlaces final es obligatoria, remitiendo al libro de Paul C. Tumey, a su interesantísimo blog, a un pdf con el magazín clave de Franklin Rosemont Surrealism and its popular accomplices y a un blog con las historietas geniales de Gene Ahern.


“L’Échaudée”, Cesariny/Lima, Desnos...

El número 9 de L’Échaudée acaba de aparecer, con colaboraciones de Joël Gayraud y Alain Joubert y una reseña de Picasso surréaliste. En el enlace que damos se puede leer completa la deliciosa, magnífica nota de Joël Gayraud:

*

Las cartas de Mário Cesariny a Sergio Lima, en libro aún sin distribución, prometen ser un documento tan fascinante como las dirigidas a Frida y Laurens Vancrevel:


*

También hay que destacar la aparición en Brasil de un volumen dedicado a Desnos (al que seguirá otro sobre Crevel), ya que incluye un prefacio de Marcus Rogério Salgado y un texto de Alex Januário junto a páginas clásicas de Robert Benayoun y Pierre Naville.


*

Ya está en circulación la correspondencia Breton-Éluard, en edición de Étienne-Alain Hubert, o sea en edición de seriedad garantizada:

jueves, 5 de diciembre de 2019

“Soapbox”, 147-149, &c.

Fiel a su cita mensual, he aquí el nuevo trío de Soapbox.
Entre el abundante material, destaquemos la noticia de nuevas publicaciones de Pierre Peuchmaurd, Annie-Marie Beeckman, Jean-Paul Martino y Jean-Louis Clément, así como el poema de Mauro Placì. Jean-Paul Martino aparece en las ediciones Sonambula, traducido por Fernando Palenzuela; resaltemos que la página de esta importante colección surrealista ha sido por fin actualizada.
Ya que también se noticia la aparición del libro ensayístico de Joël Gayraud, L’homme sans horizon. Matériaux sur l’utopie, registremos esta reseña que da buena cuenta de su contenido:


*

Nueva hoja volante desde Cádiz, organizada pues por Bruno Jacobs:
  
*


Exposición muy rica de Christian Dotremont:

martes, 3 de diciembre de 2019

Capuchinas de labios esmaltados

Mañana miércoles, con presencia de Jean-Claude Silbermann, tendrá lugar en París esta celebración del muy bello libro de Philippe Audoin que comentamos aquí hace unos pocos días:


sábado, 30 de noviembre de 2019

Jorge Camacho: “Semen-Contra suivi de Harr”


Aunque ya aludimos a la exposición y remitimos a las ediciones de Pierre Mainard, es preciso subrayar la importancia de esta publicación de Jorge Camacho, que complementa la de L’arbre acide, en 1968.
Como señala François-René Simon en su perfecto postfacio, ninguna antología de la poesía surrealista puede ya prescindir de la breve pero esencial obra poética de un artista que, con una lengua que hace hablar a lo insospechado “e incluso a lo insospechable”, se sitúa en la estela de los grandes exploradores herméticos: Nerval, Mallarmé, Birot, Jarry, Roussell.
Semen-contra, escrito en 1968, reúne 20 poemas inéditos junto a sendas acuarelas realizadas en 1976 para acompañarlo y que fueron reencontradas recientemente. El epígrafe de Magloire-Saint-Aude (a quien Camacho ha traducido al español) remite a otro de los referentes poéticos de Camacho.
Harr es de 1967, tratándose de los 20 poemas para los cuadros de la legendaria exposición “Homenaje a Raymond Roussel”, que tuvo lugar en la galería de Mathias Fleiss en 1967. El título rimbaldiano-rousseliano también hace pensar en estas palabras de Camacho citadas por François-René Simon: “Pertenezco a ninguna parte, lo que está muy bien: ser un errante, no tener ninguna patria”.
El enlace de la editorial permite ver algunas páginas de este libro excepcional:

Max Ernst: “Historia natural”


He aquí otra publicación a cuya exposición aludimos hace unos meses, pero que ahora nos ocupa por la importancia del catálogo, solo hace unos días llegado a mis manos.
La exposición se celebró primero en Cuenca y ahora está en curso en Palma de Mallorca. La edición, de la Fundación Juan March, es una pieza magnífica, que reproduce los 34 frottages de Histoire naturelle (1926), con la traducción del prólogo de Hans Arp y de un texto que hizo el propio Max Ernst en 1956. Un ensayo de Georges Sebbag, titulado “El vuelo de una libélula en un portafolio”, analiza, con su habitual finura, el contexto y la importancia de esta pieza que es una de las apoteosis de un método inventado por Ernst el 10 de agosto de 1925.
Este catálogo, de 64 páginas, y redondeado por una iconografía documental, es una joya bibliográfica.

La comida del muerto

“Littérature”, n. 10, diciembre de 1919


Hace ahora cien años, aparecía en la revista Littérature la primera encuesta del movimiento surrealista.
En el número 9 de Littérature, se preguntaba escuetamente: “¿Por qué escribe usted?” Las respuestas aparecieron en los tres números siguientes. El 10, correspondiente a diciembre, contenía también otro de los capítulos de Los campos magnéticos: “Eclipses”.
Pocas respuestas –presentadas “por orden de mediocridad”... para mantener despierta la atención del lector– escaparon a la banalidad y a la pretenciosidad del profesionalismo literario, que quedaba así puesto al desnudo. Entre las memorables quedan las de Valéry, Knut Hamsun y Picabia, pero las hubo también interesantes del novelista popular Jules Mary, de Reverdy, de Ungaretti y de Jean Paulhan.
En 1972, Marcel Mariën tendrá la idea de una encuesta con la pregunta: “¿Por qué no escribe usted?” Y en 1985 el periódico Libération la pondrá al día, con, entre otras, la respuesta de Samuel Beckett.
La siguiente encuesta del surrealismo habrá de esperar al primer número de la nueva serie de Littérature, dos años después. Su título, “¿Qué hace usted cuando está solo?”, revela a las claras las intenciones extraliterarias de un movimiento cuyo primer interés ha sido cómo vivir.
La encuesta es para el surrealismo un método de investigación colectiva de sus principales preocupaciones. Existe un libro, al que ya aludimos en su día, en que pueden consultarse las realizadas entre esta fecha de 1919 y el año 1933, Enquêtes surréalistes. De “Littérature” à “Minotaure”, en la colección Surréaliste dirigida por Georges Sebbag, quien precisamente se encarga de ese tomo.



jueves, 28 de noviembre de 2019

Lou Dubois homenajea a la Baronesa Dada


Esta nueva muestra de Lou Dubois en la galería parisina de Les Yeux Fertiles, inaugurada hoy jueves, se dedica a una de las personalidades más frenéticas y poco conocidas del dadaísmo: la baronesa Elsa Hildegarde Von Freytag-Loringhoven.
muttatis muttandi

Famalicão: Mário Cesariny/Sergio Lima

Los XIII Encontros Mário Cesariny se celebran en Famalicão este fin de semana.
Como eventos más destacados tenemos el viernes la proyección de una película sobre Fernando Lemos y el sábado las presentaciones del libro con las cartas de Mário Cesariny a Sergio Lima y del Caderno 18 del Centro Português do Surrealismo.
Mientras, continúa celebrándose una exposición dedicada a Isabel Meyrelles.

Sergio Lima, A lupa

martes, 26 de noviembre de 2019

Renzo Margonari: una “coincidencia artística”

Dejando de lado los términos confusos con que el presentador de esta exposición abre su texto, interesa por describir esta curiosa “coincidencia artística” entre Renzo Margonari y Antonella Gandini:



Nadja, Klapheck, Paalen...

Nadja, dibujo del 18 de noviembre de 1926

Edición del facsímil de Nadja:

*

Exposición de uno de los grandes artistas del surrealismo:

*

Número de Seven Doc dedicado a Paalen:

*

Pese a la sugerencia de Annie Le Brun, no puedo refrendar la recomendación de la biografía de Rigaut. Tan hostil como ella al género biográfico (por no hablar de las abominables “biografías noveladas”), he encontrada esta excesiva en lo prolijo, por mucho que haya momentos (dadaísmo y surrealismo) que levanten la moral. Y el autor, como siguiendo la maldición de periodistas y profesores, ni siquiera puede evitar lo del “papa del surrealismo”, aunque lo entrecomille. Una decepción, con muchos saltos de mata y stop en la página 380 (son 700).
Quedémonos con los extraordinarios Écrits que publicó Gallimard en 1970, con la bella página del “papa” en la Antología del humor negro y con el ardiente capítulo de Alexandrian en Le surréalisme et le rêve (“¿Es que uno se mata del mismo modo que sueña?”).

domingo, 24 de noviembre de 2019

Philippe Audoin en Le Grand Tamanoir


La bibliografía de Philippe Audoin se enriquece con una recopilación de textos inéditos que tiene como motivo común la figura de André Breton, pero por los que también desfilan Joyce Mansour, Jacques Prevert, Gherasim Luca, Roberto Matta, Jacques Hérold...
Tres textos son de los años 60 y uno, el más extenso, de 1984, seguramente lo último que escribió y que es un paseo por una zona de París muy prestigiosa para el surrealismo. Hay que señalar también la abundancia de referencias a Nerval, que, sumadas a las de otros escritos suyos, hacen necesaria su inclusión en la lista de nombres “nervalianos” del surrealismo (yo no lo cito, que recuerde, en mi ensayo sobre surrealismo y romanticismo).
El prólogo es de su amigo Claude Courtot y al final hay una semblanza suya por Jerôme Duwa, quien hace otra de Jean-Claude Silbermann, y es que este librito de unas 80 páginas se redondea con siete preciosas ilustraciones en color de este espléndido artista.
Una joya de publicación.


viernes, 15 de noviembre de 2019

“Dreamdew”, n. 19

Maurice Henry, El sueño del visitante, 1936

El nuevo número de Dreamdew ofrece muchísimo interés, sobre todo por lo que concierne a los sueños de música y a la encuesta que abre Joël Gayraud, para publicar en un próximo número de la revista del grupo parisino, Alcheringa. Lo completa un fragmento de la conocida obra de Julio Monteverde De la materia del sueño.
dreamdew 19

*

"Lo específico del surrealismo es no haber dejado de sostener que si el hombre no hubiera, hace mucho tiempo, decidido hacer tabla rasa de la vida onírica, no estaría sin lugar a dudas donde se encuentra." (André Breton)

martes, 12 de noviembre de 2019

Campos magnéticos, 1919-2019

Sigue la intensa actividad surrealista en Brasil, ahora con esta exposición que hoy se inaugura, sobre el collage:

 

 Y hace unos días se presentaba una traducción de Jacques Rigaut, lo cual se suma a la reciente biografía prefaciada por Annie Le Brun:


*

Añadamos que, en su espléndido prólogo a la prometedora biografía de Rigaut, que hoy ha llegado a mis manos, Annie Le Brun refiere cómo Rigaut, según ha revelado Jean-Luc Bitton, fue el primer lector de Los campos magnéticos, percibiendo inmediatamente "la importancia de este texto que se abría a paisajes peligrosos que él supo reconocer por ser también los suyos".

Sergio Lima: un poema surrealista


A Boca da Sombra que te ergue Branca se presenta como “un poema surrealista”, lo que tratándose de Sergio Lima –toda una vida consagrada al surrealismo– no ofrece discusiones.
En la estela de Amore y de A alta licenciosidade, este es un poema erótico de alto voltaje, que parece consagrado a una diosa de la sexualidad, con apabullante lujo de metáforas. Pero Natan Schäfer lo expresa en su nota de contraportada mejor de como yo podría hacerlo.
Otra muestra de la unidad de la obra de Sergio Lima reside en el hecho de que se acompañe este poema de una serie de dibujos realizados en 1965, totalmente apropiados al contenido.
Al Igual que Surrealismo en Curitiba, A Boca da Sombra que te ergue Branca ha sido publicado –primorosamente– por Contravento Editorial.


viernes, 8 de noviembre de 2019

El surrealismo en Curitiba


Esta “piedra fundamental” del surrealismo en Curitiba nos ha llegado como una verdadera sorpresa. Se trata de un bonito, muy esmerado cuaderno de cerca de cien páginas que amplía del modo más inesperado y promisorio la geografía del surrealismo en tierras brasileñas. Edita, organiza y presenta Natan Schäfer, aunque la animación de esta nueva punta de lanza del surrealismo le corresponde también a Xavier Vásquez Freire.
La presentación plantea como cuestión crucial la de la imagen surrealista, que en uno de los ensayos posteriores es objeto de un abordaje por parte de alguien que se ha pasado la vida reflexionando y profundizando en ella: Sergio Lima (“La imagen vista como fenómeno del ser”), y en otro por parte de Thiago Ehrenfried Nogueira.
Los músicos,
dibujo automático de Natan Schäfer, 2019
Siguiendo una de las mejores y más fértiles tradiciones del surrealismo, lo primero a que se procede es a la reivindicación de figuras que han anunciado el surrealismo, y que en este caso son los poetas simbolistas de Curitiba Emiliano Perneta y Dario Velloso. El segundo creó el Instituto Neopitagórico y el Templo de las Musas, y el primero fue un activista libertario y abolicionista. Dos figuras –“dientes de una correa de transmisión”–del máximo interés. En otra de las secciones de Surrealismo em Curitiba encontramos una serie de registros fotográficos pétreos y mitológicos, por Vásquez Freire y Natan Schäfer, de una deriva realizada un día del pasado mes por los alrededores de la Ilha da Ilusão, donde hace 108 años fue coronado Príncipe de los Poetas Paranaenses Emiliano Perneta. Hay también una increíble foto de Velloso como príncipe templario, empuñando una espada entre los árboles de un bosque.
La sección más extensa lleva por título “Rupestres” y contiene poemas de Natan Schäfer y de Vásquez Freire (uno de ellos al alimón), aforismos de Jasmina Schmidt (autora del collage de la cubierta, que se titula Laura), un “cut-up” de Schäfer a partir de fragmentos de obras de Conan Doyle, Karl Marx y Machado de Assis y el juego de las definiciones en que interviene una docena de participantes. Uno de los poemas de Schäfer va dedicado a André Breton, Francis Picabia y el magnífico músico Nelson Cavaquinho, mientras que del juego de las definiciones, con la frescura de siempre, podemos citar estas cuatro: “¿Qué es el amor? Es una curva en espiral centrípeta hasta el infinito”; “¿Cómo nace el deseo? A través del galope de los caballos sobre el azul”; “¿Qué es la persistencia de la memoria? Es una hélice de porcelana contra un libro que arde”.
La última sección es la de collages, que tanta fortuna han tenido en el surrealismo brasileño, con Sergio Lima y el grupo Decollage. Hay siete de Schäfer, tres de Walter Tenorio, cinco de Xavier Vásquez Freire, dos de Jasmina Schmidt y uno hecho entre tres, como un cadáver exquisito. Pero hay muchas más imágenes a lo largo de Surrealismo em Curitiba: magníficos dibujos automáticos de Natan Schäfer (un par de ellos, sobre fotos de autor desconocido), fotos suyas y de Vásquez Freire, cadáveres exquisitos por ambos y “paisajes digitales” de Stéfano de Mare Georgetti a partir de ceremonias con ayahuasca.
La recepción simultánea de Surrealismo em Cuturiba y del nuevo poema de Sergio Lima, A boca de sombra que te ergue branca, ha sido para mí la mejor manera de festejar los ocho años de existencia de Surrealismo Internacional.

Cadáver exquisito, Xavier Vásquez Freire y Natan Schäfer, 2019

martes, 5 de noviembre de 2019

Claude-Lucien Cauët, el Amor, la Revuelta


Le valet de trèfle es un nuevo poema amoroso de Claude-Lucien Cauët, en la estela del reciente La fiancée vésperale, ya saludado aquí. La tirada, en las Éditions Apa, es de diez ejemplares (¡!). Y la sota de trébol, nada menos que el gentil caballero de la carreta.
Alain Roussel, siempre brillante, dedica una preciosa nota a La fiancée vésperale de Claude-Lucien Cauët, que merece destacarse. Y es que, además, me recordó cómo, hace un par de años, un colectivo surrealista, al solicitar colaboraciones para una revista, rogaba evitar la poesía amorosa, lo que a la sazón me hizo pensar que hubieran rechazado “La unión libre” o “Yo sublimo”.

*

El surrealismo nos reserva a veces estas decepciones, como también (aparte periódicas genuflexiones ante los dioses científicos y tecnológicos y hasta una ante el mismísimo papa romano) cuando aflora el solapado estalinismo de considerar que la caída de los siniestros regímenes de dictadura policiaca del Partido por excelencia supuso una pérdida de “horizontes”. Ya lo expresaba así en 2008 Jean-Marc Debenedetti en el flácido “elogio de la libertad” que fue su autobiografía Les mangeurs d’horizons: “La caída final de la Unión Soviética ha acarreado un marasmo espiritual, bajo la forma de una resignación en la que parece que no haya ya nada que esperar de un cambio de orden social”. Porque si el “horizonte” estaba en aquellos regímenes, o en algo que se les parezca, preferimos el “marasmo espiritual” de quienes antes estaban tan ilusionados (y tampoco hay que quejarse tanto, cuando aún mantiene la llama más o menos pura Corea del Norte, y siguen vigentes Cuba o China). Y como aparte: ¿nadie quiere recordar, sin necesidad de alejarnos mucho, ni en el tiempo ni en el espacio, la lección de muchas pequeñas sociedades rurales europeas que fueron un modelo de comunitarismo sin sombra de autoritarismo?
(Y me permito otro aparte: hacia 1971, cuando yo comencé a leer a André Breton, mi revuelta contra la sociedad burguesa y el estado era total y absoluta –y poco he cambiado desde entonces– sin que ni por asomo se me ocurriera mirar hacia la Unión Soviética y sus satélites, o pensar que allí había cualquier “horizonte”.)

*

Pero la poesía de Claude-Lucien Cauët cabalga por encima de todo eso.

“Cahiers Benjamin Péret”, n. 8

Jean-Claude Biraben, El océano, 1984

Este nuevo número de los Cahiers Benjamin Péret es, como todos los anteriores, un primor de diseño (solo superado, en los últimos tiempos, por las tres maravillas de L’Or aux 13 îles) y con contenido suculento para los entusiastas de Benjamin Péret y del surrealismo en general.
Los dosieres se dedican a Claude Courtot (bastión de la Asociación desde sus orígenes), Jean-Claude Biraben y E.L.T. Mesens.
El dosier de Biraben ofrece un estudio excelente de Gérard Durozoi acompañado de una completa bibliografía y una lista de exposiciones; lo completan una selección de los aforismos aparecidos en su boletín Le Pique-feu, del que publicó 27 números entre 2001 y 2014, más extractos de su última creación literaria, reseñada por Gérard Roche en otro sitio del Cahier. En cambio, todo el material del dosier Mesens es conocido, por lo que interesará tan solo a quienes aún no estén familiarizados con una figura tan importante en el devenir del surrealismo.
Si ya Jacques B. Brunius está presente en el espacio dedicado a Mesens, él solo llena la sección de Correspondencia, con cartas a Breton, Péret y Bédouin que, sin aportar nada relevante, se dejan leer (y sobre todo carecen de las tonterías inherentes a este engorroso género). El fino instinto de Brunius se advierte cuando señala las limitaciones del surrealismo de David Gascoyne y Herbert Read o denuncia el carácter intrigante de Patrick Waldberg.
La sección de Estudios la abre Courtot con un trabajo académico, pero bien más interesante que los panegíricos de las primeras páginas, abordando la relación de Péret con el lenguaje argótico; no faltan las banalidades darwinianas (“las sociedades más evolucionadas”, “los obreros particularmente evolucionados”). Siguen un ensayo de Jerôme Duwa sobre las ruinas, tomado de Mélusine, y otro sobre la correspondencia de Leonora Carrington, por Katia Segura Pantoja. A esta se le ve el plumero cuando cita el pasaje de la Antología del humor negro en que Breton cuenta cómo la Carrington, en un restaurante de lujo, se descalzó y metió los pies en la mostaza. “A pesar de este episodio, Leonora Carrington y André Breton mantuvieron su amistad y su relación epistolar”. ¡”A pesar de”! Es como si Breton, que ni siquiera dice que haya acudido a esa cena, se hubiera disgustado con la boutade de la Carrington, cuando refiere el hecho con total simpatía –la que desde luego nunca tuvo hacia las “personas respetables” que aquel día tanto se escandalizaron. Esta sección acaba con una nota de Michel Jacubowsky sobre el blasón bastante decepcionante que le hizo a Péret Marcel Jean.
En la sección documental, hay material sobre el nacimiento de la Asociación, extractos del excepcional Danser sur la corde de Maurice Blanchard y un texto conocido de Leonora. Blanchard, en la sección Potlatch, es objeto de un breve texto con que Jean-Michel Goutier lo presentaba en la ignota revista Canal 1978.
La sección de Actualidad contiene excelentes reseñas de Jean-Pierre Lassalle y Gérard Roche, dedicadas a obras ya comentadas aquí. Pero varias novedades nos esperan. La primera es la aparición reciente de una edición del maravilloso libro de Maurice Henry Les metamorphoses du vide; el si no es que las Éditions du Sandre ya lo presentan como “indisponible”, y la habitual especulación libresca ya se ha puesto a venderlo a un precio duplicado. En segundo lugar están las exposiciones consagradas en 2018 por el Museo de Arte Moderno de México a Remedios Varo y a Leonora Carrington, de las que yo no creo haber dado noticia. La reseña de los catálogos no invita a obtenerlos, como no sea para la iconografía: lejanos van los tiempos en que bastaba la firma de un Jaguer o un Alexandrian para darle prestigio a un volumen colectivo, hoy la mediocridad y la fatuidad, cuando no la ignorancia y la malignidad campando por sus respetos.
O sea, todo lo que Benjamin Péret detestaba.
Exposición Leonora Carrington

Al día

Surrealist NYC da noticia de nuevas publicaciones de Valery OisteanuRikki Ducornet Joël Gayrauda lo que hay que añadir la de una importante retrospectiva de Paalen.

viernes, 1 de noviembre de 2019

Desde Chile

exposición y revuelta

Amigo, esto lo publiqué por Facebook, pero olvidé que no todos están asociados a esa red.
Acá hay una gran protesta nacional que no ha parado desde el 17, cuando se vio que comenzaba algo de más envergadura. Ayer fueron 25 los heridos. Los militares volvieron a sus cuarteles, pero no sabemos por cuánto tiempo, Pero la policía sigue disparando y el gobierno sólo ofrece migajas. Los surrealistas y nuestros cercanos seguimos en la calle como desde el primer día. Ha sido cansador y el estrés y desgaste emocional es considerable, pero no podemos bajar. Hoy viene otra jornada de protestas y allí estaré. Hoy me tomé un tiempo para avisarte, ya que todos los días han sido de organizarse y salir a la calle, generar cabildos para discutir esta crisis y propaganda. 
Nadie de los chilenos que exponen se ha restado de la lucha.
La exposición se suspendió hasta nuevo aviso y este es el nuevo cartel que se ha difundido en redes sociales.


Acá va el texto que acompañó la imagen:

Amigos: El movimiento Surrealista es esencialmente revolucionario desde sus inicios, y sus planteamientos se pueden resumir en "cambiar la vida" como dijo Rimbaud, y "transformar el mundo" como señalara Marx. Esto se refiere a que buscamos todos los canales para la futura liberación del ser humano. La primera es "hacerse la guerrilla interior" como planteara Matta, lo que se traduce en la búsqueda de todo lo que denominamos como "lo maravilloso". Pero también está lo segundo, que es el camino, para generar las condiciones mínimas para emprender esta búsqueda, y eso pasa por barrer con la burguesía, con el FMI, los banqueros, las iglesias y toda institución opresora, que se coloque en contra de las necesidades y derechos de todos y que sea un obstáculo para la liberación de cada uno de nosotros.
Por lo expresado antes, nos sumamos a la lucha desde hace varios días junto al pueblo que está en la calle en Chile, de la misma manera como siempre hemos apoyado toda lucha libertaria, tanto aquí como de forma global. Apoyamos a los trabajadores explotados, al Movimiento Feminista en sus reivindicaciones, a los estudiantes y jóvenes sin esperanza en su lucha constante, a los sin casa, y tantos otros abusados en este país y en el mundo. Los surrealistas también luchamos por cuidar a la madre tierra, nuestra Pachamama, y por lo mismo repudiamos este modelo donde el consumo adictivo y el capital tienen al planeta, y al mismo ser humano de cara a una extinción masiva.
Nuestra actividad incluye expresiones en diversas áreas como la poesía, la plástica, el cine, etc. lo que se conoce como el Surrealismo en la pintura, en la poesía, etc. y esta actividad es permanente y una suerte de pulsión vital. Pero hoy, debemos posponer esta exposición que muestra parte de nuestro acervo imaginario, debido a que hay tareas más urgentes como lo son trabajar y sumarnos al conjunto de un pueblo que quiere liberarse, y que lucha por dignidad y construir una sociedad distinta.
Donde exista lucha y reivindicaciones, allí estaremos apoyando como surrealistas, y así como se han sumado diversas organizaciones sociales de base, sindicatos, confederaciones etc. y gente de la calle no organizada, sólo cabía el deber de sumarnos en este momento histórico.
Esta inauguración se pospone hasta nuevo aviso, y espero que este evento suceda bajo una situación de un pueblo triunfante que mire un horizonte liberador.
POR FAVOR COMPARTIR

Adenda

Hola amigos
Como sabrás acá en Chile vivimos una gran revuelta en contra del capitalismo-neoliberalismo que comenzó el 17 de octubre. Este afiche lo publicamos en internet, y supuestamente haríamos el montaje el día 20 de octubre para esperar la inauguración el 26. Pero comenzaron las protestas en las calles y el 18 Santiago era una gran revuelta que abarcaba cada esquina de los barrios. tanto así, que los jóvenes de los barrios acomodados salieron a las calles apoyando el movimiento. El día 18 en la noche tipo medianoche se decreta el estado de emergencia, que en realidad fue un estado de sitio, con militares en las calles, y el pueblo se enfureció aún más y salió a pelear con lo que tenía. Eso hizo imposible hacer el montaje de la exposición y se tomó la decisión de posponerlo hasta nuevo aviso. No se podía salir de los barrios, ya que las barricadas y las peleas con militares y policías eran en todas partes, no había buses y muchas estaciones del tren subterráneo fueron quemadas. Esto no ha parado, seguimos en la pelea, los surrealistas hemos estado en la calle, yo con mis 3 hijas, con miedo, debo confesarlo, pero peor que morir, es vivir en este lugar amargo. Ya no hay vida digna en este país y debemos pelear por cambiar el sistema, cambiar el modelo  es la consigna en la calle.
Hablé con la gente del Centro espacio Matta y haremos un montaje para agregar elementos de protesta y denuncia junto con los trabajos, pero es difícil llegar al lugar, ya que este se encuentra en una comuna que tienen mucha revuelta y yo vivo lejos y debo atravesar comunas que pelean. Y tanto los encargados del Centro como yo, estamos en la calle.
Las obras alcanzaron a irse al centro espacio Matta y están allá enmarcadas, listas para colgarse, pero no se puede llegar.
Hay 24 muertos, 450 heridos, muchos por balas, hay detenidos desaparecidos, mujeres violadas y niños, mujeres y hombres torturados. Lo peor del fascismo asomó detrás de este gobierno. Los militares ya no están en las calles porque la ONU derechos humanos y Anmistía Internacional están acá desde el lunes. pero la policía sigue disparando. No hay toque de queda pero poco ha cambiado estos días.
Cuando haya un momento de calma iremos a montar y avisaremos.
Ayer hubo 25 heridos.
Un abrazo surrealista y revolucionario.

miércoles, 30 de octubre de 2019

Ira Cohen, Robert Kaufman, Graubard & Simpson

Tras lo que parece haber sido una modorra estival, Surrealist NYC nos ofrece una avalancha de novedades, entre las que nombraremos tres, muy sobresalientes.
Para empezar, la primera monografía sobre Ira Cohen (editada por Allan Graubard) que puede valer para una revisión de su legendaria película de 1968 The invasion of Thunderbolt Pagoda:
Luego, City Lights acaba de publicar todos los poemas de Robert Kaufman, con abundancia de inéditos:
Y en tercer lugar, magnífica, una nueva y muy original colaboración entre Allan Graubard y Gregg Simpson, que puede verse íntegramente:

Gregg Simpson, Ritual

Rik Lina, Amsterdam

Rik Lina, Bajo el volcán, 2006

Rik Lina expone dibujos en Amsterdam, a partir del día 5:

Óscar Jairo, Colombia

De Colombia, donde siempre ha habido un interés muy especial por el surrealismo, nos llegan dos publicaciones recientes, cuando ya se anuncia un nuevo número de Punto seguido:

 

Jacques Rigaut


Sin duda comentaremos más adelante esta importantísima monografía sobre Jacques Rigaut, figura cimera de los primeros años del surrealismo. Esta es una obra que hacía falta, y que yo –siempre temeroso del género biográfico– he pedido gracias a la garantía de llevar un prefacio de Annie Le Brun.

Un centenario

Este es el primero de los centenarios del surrealismo, ya que uno más nos espera (o espera a los que todavía anden por el mundo) en 2024 –si es que alguien no idea algún otro.
En esta ocasión, se conjuntan en el territorio de Matta muchos nombres del surrealismo, junto a otros que poco o nada tienen o tendrán que ver con la revuelta surrealista (un hecho algo habitual –y detectable al menos desde la exposición londinense de 1936, donde ya abundó el oportunismo–, que ha motivado una áspera crítica en la página de Peculiar Mormyrid):


domingo, 20 de octubre de 2019

André Mimiague y la Graphicha


Terre d'Ombre acaba de publicar, en pequeña tirada, un nuevo libro de André Mimiague: La Graphicha, que se une a las Mémoires d'un parapluycha, aparecido hace un año y saludado aquí por todo lo alto.
Si tuviera que elegir el libro surrealista más importante del año, no dudaría en decir que es este. Ya estábamos preparados para conocer la "graphicha" con las Mémoires d'un parapluycha, pero las expectativas quedan ahora completamente desbordadas. Parece como si hiciera años que no leyéramos un libro con tanto apasionamiento.
Dos epígrafes fundacionales del surrealismo abren el fuego: "La mediocridad de nuestro universo ¿no depende esencialmente de nuestro poder de enunciación?" (André Breton) y "Mi sueño actual es el de ser miembro de una sociedad china sin finalidad y secreta en Australia" (Jacques Vaché). En seguida, para definir esta nueva grafía, se la acerca al vour, lengua imaginaria del hilarante jazzman Slim Gaillard, al vaï de Momolu Bekélé, al bamum de Njoyd y al "autolenguaje"de Valéry, si bien la graphicha se origina en el musiczag o pulsión gráfica (automatismo rítmico) del propio parapluycha, cuando sus componentes se reunían en los cafés de Burdeos allá por los años 60.
Oriente orienta con fuerza a la graphicha, y es del surrealismo plástico más cercano a Oriente, sobre todo de Klee y Miró, de donde ella surge como "escritura del sueño", "escritura que sueña", "sueño de escritura". Dreamdew y Roseda, los boletines oníricos actuales del surrealismo, encontrarán aquí preciosos pasajes y "colegramas" (los signos de graphicha) del sueño, como "piedra de sueño" (o "piedra de viaje"), "semilla de sueño", "escrisoñar", "rêvequête", etc. Más fuentes e influencias: Kandinsky, Dotremont, los signos lapones, las colecciones de insectos, las cortezas arbóreas, las expresiones de algunos pueblos "salvajes"...
La Graphicha es un manual, pero de esos pocos  que hubiéramos preferido en los estudios, medios o universitarios, a la inmensa cantidad de basura que se nos infligió (y que se sigue y seguirá infligiendo). Verdadero arte combinatorio revelador de cortocircuitos del pensamiento, se compone de los fonogramas (signos para sonidos), los colegramas (ideogramas, todo un "pensamiento visual") y el alfabeto. En las páginas que exponen sus rudimentos, André Mimiague va definiendo los colegramas (con sus estratificaciones y sus fusiones), las series, los tótems, las constelaciones, los índices del alfabeto. Índices hay unos cuarenta, destacándose las microlunas (indicadoras de un contenido onírico o imaginativo), los kokis (de la palabra "concha", en criollo, son espirales indicadoras de turbulencias, inspiradas en el fenómeno del maelstrom) y los colibrís (que expresan el encanto de lo pequeño ‒recientemente objeto de interés especial por el surrealismo‒, existiendo un "arte colibrí").
El grueso de La Graphicha lo compone el "Memento" de los principales colegramas, que no es un simple diccionario sino una verdadera fiesta como pocas ya se nos brindan, en travesía regida por el signo ascendente, y hablo de travesía porque en efecto más que como diccionario de consultas debe abordarse en lectura seguida absolutamente fascinada, entre la perplejidad y el maravillamiento ‒y aquí habría que repetirlo: ¡menos mal que ya estábamos preparados para esta orgía visual con las Mémoires d'un parapluycha!‒ que producen tan asombrosas invenciones, tantas sorpresas incesantes, tantas citas deslumbrantes, tantos descubrimientos inesperados. Esto es surrealismo en estado puro, y sin que falte nada de lo que alimenta todo surrealismo vivo. Algunos colegramas surrealistas: abstracción surrealista cósmica (Kandinsky, Klee, Miró, Arp, Paalen, Tobey, Gorky), amour fou, escritura automática, "surrealismo tucán", haikús surrealistas... Ejemplos de "haikús surrealistas" se dan en Cabanel y en Breton (este también ilustrando el "sueño mariposa"), y es que, como señala Mimiague, "se conoce el caudal fluvial de la escritura automática... pero mucho menos el flash surrealista".
La lista de signos se ve en ocasiones abrillantada más aún por la presencia de bellos ejemplos de las creaciones parapluycha: los digigramas los dramimages (como se ve, a veces traduzco pero en otras ocasiones encuentro más conveniente mantener la palabra original), los grafolocos, los broubooks, las micrográficas (la reproducida, en homenaje a Robert Walser) y, cómo no, las creaciones del Museo Imaginario de Arte Rectificado (MIMAR).
Todo Le Graphicha ha sido escrito en la preciosa caligrafía de André Mimiague, quien no parece tenerle mucha simpatía a las máquinas, ni siquiera a la de escribir. Y en esa caligrafía vanos a encontrarnos con la imaginaction, el arazar (arte de utilizar el azar, o sea arte sin arte, o sea arte sin técnica precisa), la ludilucidez, la intimensidad, el inventalar ("¡Es preciso alar nuestras ideas, alar nuestra idea de la vida, es preciso inventalar la vida!"), la geocha (geografía paralela), lo melancómico, la olvidoteca (suma de las cosas olvidadas, "ese abismo..."), el escrisoñar, la ilosofía, el pensamiento soñante (no soñador, sino soñante), el autocine, etc.
A los nombres citados (y, por supuesto, al arte oriental, el zen, Matsuo Bashô o el jazz y el blues) hay que añadir los siguientes, recurrentes o con apariciones significativas, que dan una buena idea de por donde van los tiros de la graphicha: Alfred Jarry, Pierre Alechinsky, Cobra (y "cobradada"), Merz, Jean Dubuffet, Toyen, Man Ray, Marcel Duchamp, Alain-Pierre Pillet, André Masson, Erik Satie, Baudelaire, Rimbaud, Vincent Van Gogh (muy presente, por su japonesismo provenzal), Chirico (por su metafísica), Jacques Abeille, Victos Segalen, Thelonious Monk (modelo de "musiczagueo") y un etcétera en que hay que destacar la importancia muy grande de Freud y el psicoanálisis como la de Gaston Bachelard.
Habría que concluir esta reseña del cuaderno de Mimiague con dos colegramas graphicha, seguidos de sendas interjecciones:
"extraordinario!"
"invención genial!"
memorias de parapluycha





sábado, 19 de octubre de 2019

“Soapbox” 144-146

Último trío de Soapbox:

Dibujo de Alice Massénat

jueves, 17 de octubre de 2019

André Breton, César Moro

Acaban de salir en castellano dos libros muy importantes. En las españolas Ediciones Atalanta, nada menos que la primera traducción de L’Art magique de André Breton, lo que significa un logro de envergadura:


Y en la peruana Librería Sur, donde han ido apareciendo todos los escritos de César Moro, un volumen con sus traducciones de poemas y ensayos surrealistas, que me recuerda un librito muy revelador para mí cuando lo compré en 1974: Versiones del surrealismo, en Tusquets, donde se pudo acceder a una preciosa antología de la poesía surrealista (con Arp, Breton, Duchamp, Desnos, Rosey, etc.) y a las de Chirico, Péret y Reverdy, más el Abajo de Leonora Carrington:


miércoles, 16 de octubre de 2019

Un homenaje a Asger Jorn

James Burns y José Estévão, 2017
El colectivo CAPA (vertiente Knistoff), trabajando en Amsterdam, acaba de editar un tercer libro de artista, que es un homenaje a Asger Jorn. Son solo diez ejemplares con pinturas automáticas colaborativas y modificaciones independientes. Se intenta mostrar la relación de CAPA con la corriente modificacionista propuesta por Jorn en 1959, lo que expone Patricio Álvarez Aragón en un ensayo que cierra el volumen. El modificacionismo de Jorn formaría parte del MIMAR (Museo Imaginario de Arte Rectificado) de que hay ejemplos en el recentísimo La Graphicha de André Mimiague.
Han intervenido Freddy Flores Knistoff, José Estévão, James Burns, Jorge Herrera Fuentealba y Patricio Álvarez Aragón.
Y aprovecho para remitir a este flamante blog de Álvarez Aragon:


Patricio Álvarez Aragón, Freddy Flores Knistoff
y Jorge Herrera Fuentealba, 2019