miércoles, 20 de marzo de 2019

“La mirada celta”, Patrick Lepetit


A partir del 5 de abril tiene lugar esta exposición sobre la mirada celta, que se prolongará hasta el día 19 para luego viajar a Saint-Cirq Lapopie.
Uno de los organizadores de la exposición es Patrick Lepetit, quien prodiga en estos meses sus intervenciones. El 6 de enero habló en la radio France Culture sobre surrealismo y masonería.
El 9 de febrero presentó la obra poética de Odile Cohen-Abbas (uno de los nombres claves de Supérieur Inconnu, celebrada por Sarane Alexandrian) en la Association Arts et Jalons, con motivo de la publicación de su libro Long feu aux fountaines.
Este 25 de marzo, Lepetit proferirá en la Biblioteca del Arsenal una conferencia sobre Joséphin Péladan y los surrealistas. Y en tanto, avanzan sus libros sobre Yves Elléouët y sobre surrealismo y celtismo, desarrollo del capítulo 7 de Le surréalisme: parcours souterrain.

Katerina Pinosová: “El bosque en mí”


Katerina Pinosová es una de las artistas más interesantes del surrealismo actual. Esta exposición transcurre desde el 2 de marzo en el Museo etnográfico y textil de Zámecek, y estará vigente hasta el 14 de abril.

martes, 19 de marzo de 2019

“Punto seguido”

Existen unas pocas revistas –muy pocas– que, sin ser surrealistas, prestan una atención seria y regular al surrealismo, considerándolo un movimiento vivo. Una de ellas es Punto Seguido, que desde hace nada menos que 39 años se viene publicando en una ciudad insospechada: Medellín. en Colombia.
De esta ciudad es uno de los grandes poetas del surrealismo, Raúl Henao, quien allá por los años 90 me enviaba mucho material suyo y de la América sureña y central. Ello incluía números de Punto seguido, como por ejemplo el 34, junio de 1994, con una tirada de mil ejemplares y el formato estirado y rico en imágenes coloridas que sigue conservando. Punto seguido era una sorpresa, y no solo en el medio americano. Que haya mantenido su estilo y su fidelidad al romanticismo revolucionario y al movimiento surrealista no es de extrañar cuando descubrimos que en la redacción, a lo largo de tantos años, permanecen tres nombres incólumes: John Sosa, Luis Fernández Cuartas y Carlos Bedoya, a los que se ha incorporado alguien tan firme y fiable como Óscar Jairo González. Pero además, de Medellín me llegó también el magnífico número 3 de la revista Cantidad hechizada, dirigida por el último nombre citado y aparecida en agosto de 1989, así como el número 1 de Fuegos, de noviembre de 1994, con un compacto dosier dedicado a los 70 años del surrealismo. Sin duda: en Medellín había gente que sabía lo que era el surrealismo y que sabía lo que hacía. Y lo admirable es que eso siga ocurriendo treinta años después.
Así, este último número, el 61, lleva portada de Aube Elléouët (a la que se dedica una nota) e incluye un ensayo de Laurens Vancrevel sobre Le Grand Jeu y el surrealismo, poemas de Roland de Renéville, de Sjön (antiguo miembro del grupo Medusa y colaborador de Dunganon) y de Aase Berg (cofundadora del Surrealistgruppen), una presentación de Capa por Jorge Leal Labrín y una nota sobre Componiendo la ilusión, el homenaje a Ludwig Zeller. El ensayo de Vancrevel es muy brillante, subrayando la importancia del manifiesto de 1947 “Ruptura inaugural”, con el que el surrealismo volvía a su libertad plena (este manifiesto, no debe olvidarse, supuso para Mário Cesariny su adscripción decisiva y definitiva a la aventura surrealista).
Punto seguido anuncia para sus cuarenta años “una fiesta innombrable”, sin duda más que merecida.

“L’Échaudée”

Otra publicación, en este caso francesa, que contiene siempre un componente surrealista, es la revista de crítica social, contracultura y utopía L’Échaudée. Su número 8 apareció hace unos meses y contiene textos de su usual colaborador Alain Joubert, de Claude Guillon, de Alfred Jarry, de Rimbaud, de Benjamin Péret (añadiendo al final un divertido cómic sobre su personalidad subversiva)...
El animador principal de esta revista, a la que nos hemos referido en algunas ocasiones, es Barthélémy Schwartz, quien recientemente dio a la luz un libro de referencia sobre Benjamin Péret. Precisamente a propósito de la recepción de esta obra, Barthélémy Schwartz polemiza con la Association des Amis de Benjamin Péret, a la que considera haberse convertido en “un medio para sus responsables de arreglar cuentas internas entre viejos surrealistas” y a la que acusa de haber utilizado en la consideración de su libro “métodos que recuerdan a la censura estalinista”, resultándome sus argumentos plenamente convincentes. 
Hay en esta carta una referencia que yo desconocía y que es de una lucidez excepcional: se trata del ensayo publicado en 2011 por el italiano Andrea d’Urso, que puede leerse íntegramente en el enlace que doy al final. Andrea d’Urso toma el partido de los continuadores del surrealismo y reparte varapalos a Nadeau (como el origen de la historificación del surrealismo, algo que me parece tan evidente como inexplicable el prestigio de que este libro ha gozado entre algunos que deberían haber estado más avisados), a la Internacional Situacionista (que sigue encandilando a algunos para quienes no les basta con el surrealismo y sus referentes de primer orden), a Raoul Vaneigem y su triste y escolar “historia desenvuelta”, al academicismo de Jacqueline Chénieux-Gendron (rápidamente apegada a la vulgata liquidacionista, que le vino de perillas al mundo universitario, y propagadora de otro nocivo concepto: el de “los surrealismos”) y, en fin, a Schuster y su pequeño equipo, aunque a la vez realizando también una serie de críticas (que me parecen certeras) a Le mouvement des surréalistes de Alain Joubert.
En los textos de Andrea d’Urso y de Barthélémy Schwartz uno de los blancos comunes es Jerôme Duwa, lo que era de esperar, dada la inútil cruzada en defensa de Jean Schuster que este ha venido desarrollando, y que culminó con un libro de carácter hagiográfico que no puede interesar sino a los empecinados del surrealismo requiescat in pace en el año de gracia de 1969.
De Andrea d’Urso damos también el enlace de otro magnífico trabajo, en este caso sobre Vincent Bounoure.

Miscelánea de marzo

Número 2 de La Grieta, entre otras cosas con otra magnífica colaboración de Sasha Vlad y Dan Stanciu:



*

En el Museo de Bellas Artes de Mons prosigue la exposición en que se asocia la obra de Chirico a las de René Magritte, Paul Delvaux y Jane Graverol, pero además se aprovecha la ocasión para exponer los fondos surrealistas de las colecciones de Mons (en el cartel, una pintura de 1981 de Jules Perahim):



*

El 29 de marzo de inaugura en Famalicão la retrospectiva de Cruzeiro Seixas titulada “Ao longo do longo caminho”, que se prolongará hasta el 29 de septiembre.

*

La revista digital Agulha dedica su número 129 al centenario del surrealismo con una lista de trabajos en que aparecen algunos nombres del surrealismo (Allan Graubard, Jan Docekal, John Richardson, John Welson, Laurens Vancrevel y Susana Wald). Hay también colaboraciones irrelevantes (de historiadores para quienes el surrealismo no es sino una vanguardia artística) y una sobre el surrealismo rumano (por cierto que escrita con el tono ridículo de quien le da una conferencia a unos adolescentes) en la que es inútil buscar ninguna referencia a Sasha Vlad o a Dan Stanciu.
Alfonso Peña, cuyos collages ilustran el número 129, ocupa el 130 con varios artículos dedicados a nombres del surrealismo, en concreto Susana Wald, Amirah Gazel, Enrique de Santiago, Jan Docekal, Ludwig Zeller y Zuca Sardan. Debe señalarse la enorme confusión que supone afirmar en el de Jan Docekal que “bajo la tutela del infatigable Arnost Budik los surrealistas checos están nucleados en torno al Grupo Stir Up”, ya que liquida de un plumazo al surrealismo más importante de la historia después del parisino, o sea al checo y eslovaco surgido en los años 30 y que llega hasta la actualidad con una actividad y un legado impresionantes; a su lado, Stir Up no es sino un grupo de muy modesta importancia.

*
Exposición de Ody Saban, y su catálogo:

*

En el blog de Peculiar Mormyrid acaba de aparecer una estupenda revisión de las obras de Busby Berkeley, por Steven Cline, que hubiera hecho las delicias de Ado Kyrou:

*

Lamentable es el documental de Cruzeiro Seixas escuchando con mirada bovina al presidente de la república portuguesa, un charlatán de la peor especie. Se iguala así con Cesariny recibiendo en su casa poco antes de morir a otro presidente de la república aún peor que este. Desde que hace 60 años Max Ernst se entregara a Pompidou, asistimos a este triste final de los artistas “grandes” del surrealismo.

*

Me comentan que el pasado viernes fue el “Día Mundial del Sueño”, y que su lema era “Sueño saludable, envejecimiento saludable”.
Verdaderamente: este estúpido mundo de la senilidad burguesa solo se merece que lo hagamos trizas.

sábado, 16 de marzo de 2019

Capa, 1991-2018


Culminamos hoy la extensa información que hemos venido dando sobre el automatismo plástico colectivo de Capa, con cuatro documentos, elaborados por Rik Lina, en que se describe vívidamente su trayectoria desde 1991 hasta la actualidad.
Como bonus, aportamos unos retratos pictóricos de los principales componentes de este versátil colectivo, también realizados por Rik Lina.

viernes, 15 de marzo de 2019

Nora Mitrani, Madrid, 16-III-2019

Nora Mitrani, vista por Fernando Lemos

Mañana sábado tendrá lugar la segunda de las jornadas dedicadas a las figuras femeninas del surrealismo, que organiza Lurdes Martínez.
Esta sesión, titulada “El surrealismo al servicio de la revolución”, enfoca a Nora Mitrani, Claude Cahun y Mary Low, correspondiendo a José Manuel Rojo, nombre clave del Grupo Surrealista de Madrid, hablar de Nora Mitrani.
Por alguna razón, no aparece Annie Le Brun, que estaba incluida en la lista inicial de esta tanda. Y es una pena, ya que, como escribí alguna vez, yo la veo como la reencarnación, en algunos aspectos, de Nora Mitrani.

martes, 12 de marzo de 2019

Ted Joans y su cadáver exquisito a larga distancia


El fabuloso cadáver exquisito “Long distance” de Ted Joans, iniciado ern 1976 y en el que hubo 132 (sic) participantes, ha sido objeto de una película filmada por David Hammons.
Ya fue presentada en Dakar el año pasado, pero a partir de este sábado se proyecta duraderamente en Lisboa, asistiendo Laura Corsiglia al estreno:

Ted Joans, collage

Adiós a Albert Marencin

Albert Marencin,
Bulletin de Liaison Surréaliste, n. 6, 1973

A los 96 años, ha muerto Albert Marencin, figura fundamental del surrealismo en Eslovaquia.
Aporto como documentos un bello prólogo suyo en que evoca el surgimiento del surrealismo en Bratislava y una semblanza de homenaje, firmada por Gaby Albrecht.

“Surrealist and outsiders”, Merl Fluin, Brooke Roothwell

Casi Cline, collage

Aunque parezca poco creíble, he tardado ocho meses en conseguir Surrealists and outsiders, con sucesivas ineptitudes del supermercados amazónico y para colmo, como último recurso, por vía indirecta.
Surrealist and outsiders es un proyecto de R. W. Spryszak, quien en la introducción señala con tino la vigencia del surrealismo, polemizando con sus tristes enterradores y con los reduccionismos artísticos y académicos. No hay imágenes, lo que no es habitual en las publicaciones del surrealismo, predominando el ensayo, la narración, la poesía.
En la primera parte se reproducen los manifiestos contra el seudosurrealismo de “Surrealism now”, un texto conocido de Enrique de Santiago y, como trabajos novedosos, un muy fino escrito teórico de Paul McRandle y otro, muy interesante, de David Nadeau, donde este prosigue su indagación de los surrealistas franceses asociados a la masonería desde la década de los 60, abordando también, a partir de la tradición iniciática representada por los dioses herreros de la antigüedad prehelénica, los lazos entre los cabiros, los pelasgos, los dioscuros y la corte de los milagros parisina.
La segunda y más extensa parte tiene un contenido más abiertamente creativo. Por lo que respecta a los nombres del surrealismo (ya que predominan los “outsiders”), encontramos los de Casi Cline, Steven Cline, Ody Saban, Verónica Cabanillas, Stuart Inman y (con un “diccionario surrealista”) J. Karl Bogartte.
Spryszak parte para su proyecto de una frase de Penelope Rosemont (“in a sense, all outsiders art is surrealist art”), sobre quien remite a una extensa entrevista de 2012, cuyo enlace es el siguiente:

*

De Merl Fluin acaba de salir esta novela:
Y hace unos meses publicó Brooke Roothwell The in the bud (Rothwell's Round-up).

domingo, 10 de marzo de 2019

Eric Bragg: “Uptight a L’Orange”


Eric Bragg nos brinda otra excepcional muestra de surrealismo frenético, con esta joya de collage sonoro que sucede a la de Voyage to Ulthar, publicada también por el sello Immature, en 2016 y que noticiamos aquí en su día.
Al igual que en Voyage to Ulthar, se toman “prestados” materiales de la televisión, los videojuegos, la música popular, etc., pero en este caso en el etcétera parecen tomar prioridad las películas de terror y de catástrofes, a un ritmo de vértigo que no deja tregua, por mucho que en una de las piezas (“The aspy mirror”) se oiga cuatro veces la inútil conminación de “Hey, relax!”
ewbragg@hotmail,com


sábado, 9 de marzo de 2019

Nadja, Svankmajer, “El oro del tiempo”


Hoy, em Madrid, revive el espíritu de Nadja con las palabras que le dedicará Eugenio Castro:

*

Estos actos svankmajerianos ya tuvieron lugar, pero los registro aquí con el dato de la película que al cineasta checo ha dedicado Bertrand Schmitt:


*

He subido a su lugar correspondiente los pdfs de los dos tomos de “Surrealismo: el oro del tiempo”. Aunque se trata de textos aparecidos aquí mismo, puede que a alguien que no tenga los libros le interese su ubicación en estos.

viernes, 8 de marzo de 2019

“Soapbox”, 127-128

J.-P. Paraggio, Proyección autotélica, 2013
En las últimas entregas de Soapbox hay que destacar la riqueza de las novedades que ofrece. Para empezar, la del importante libro de François Leperlier Destination de la poésie, sobre el cual damos el enlace editorial y recomendamos en él la lectura de la reseña de Laurent Albarracin, a la que sumamos la de Georges Sebbag:
destination de la poésie 1
destination de la poésie 2
Luego ­­­ –aunque en el número 126, ya anotado aquí–, hay nada menos que tres noticias de publicaciones de nombres que acabamos de encontrarnos en el número inaugural de Alcheringa. De Ana Orozco, C’est tout, editado por Le Temps Ronde; de Sylwia Chrostowska, el estudio Feux croisés, traducido por Joël Gayraud y editado por las ediciones Klincksieck; y de Katrin Backes y Sylvain Tanquerel, Pariades, sur 14 génitalia, en edición de los autores.

Katrin Backes / Sylvain Tanquerel, serie Espejo de los críptidos

Buscando información sobre estas publicaciones, me deparé con una verdadera revelación: las fotografías de Katrin Backes. Remito a su página, donde junto a los trabajos individuales hay muchos en colaboración con Sylvain Tanquerel, como Bleigissen, la visión por el plomo, Espejo de los críptidos, Zoomorfías, Los animales de la noche, Fondos del cielo (homenaje a las celestografías de Strindberg), Telescópico… ¡Excepcional interés!: Katrin Backes
Llamemos la atención sobre el hecho de que, recuperado el sitio de Les Minutes de l’umbo, Jean-Pierre Paraggio ha instalado al lado derecho una magnífica sección con sus archivos, en que es imprescindible recorrer las “galerías” de sus trabajos.

jueves, 7 de marzo de 2019

“Littérature”, n. 1, marzo de 1919


Este mes se publicó hace cien años el primer número de Littérature, dirigido por Aragon, Breton y Soupault.
Por lo que se refiere al surrealismo, lo más notable es esta doble página con el trasfondo de la muerte de Jacques Vaché (la cita de Marguerite Bonnet que copié hace muchos años alude a ello en el poema de Breton):


Por otra parte, en la sección de revistas se comenta el ensayo que Breton había publicado en el número de enero de Les Écrits Nouveaux, sobre Alfred Jarry, arranque del interés perenne mostrado por el surrealismo hacia este otro personaje impar y donde se reproduce el soneto que comentaría Nadja. Breton incluirá este ensayo en Les pas perdus, pese a haberle afirmado a Théodore Fraenkel que no le satisfacía, sobre todo por su “falta de emoción”. Como señala Étienne-Alain Hubert, Breton buscaba en el humor de Jarry “una línea de resistencia vital”.
El 8 de este mes, Breton conoce a Éluard, y el 18 se encuentran con Aragon, que escribe por esos días Aniceto o el panorama, novela, un libro que se sigue leyendo con deleite, aunque pronto fuera superado por El campesino de París.

domingo, 3 de marzo de 2019

“Alcheringa”, n. 1


Desde hace tiempo se hacía sentir la ausencia de una publicación regular del Grupo Surrealista de París, por mucho que su actividad nunca haya cejado, en forma de declaraciones y de entregas colectivas e individuales. La última revista del grupo fue S.u.rr… (siglas de Surréalime, Utopie, Rêve y Révolte), surgida en 1996 y que llegó hasta 2005, con cinco números. Ahora es la vez de Alcheringa, cuyo contenido no es tan rico como el del número último de S.u.rr…, pero también debe considerarse que su antecesora se fue “creciendo” con los años.
La palabra que da título a la revista pertenece al lenguaje de los aborígenes australianos arandas y designa su celebrado “tiempo de los sueños” (tiempo “de todas las metamorfosis”, en palabras de André Breton), por lo que no en balde este número deja gran espacio al tema onírico y se ve salpicado de breves sueños. Pero la palabra también nos connota otra, “alchimie”, que guarda para el surrealismo sus prestigios intactos.
Las colaboraciones son de Guy Girard, Ana Orozco, Élise Aru, Alfredo Fernandes, Joël Gayraud, Betrand Schmitt, Emmanuel Boussuge, Sylvain Tanquerel, Claude-Lucien Cauët, Hervé Delabarre, S. D. Chrostowska, Michel Zimbacca, Michael Löwy y Bruno Jacobs, añadiéndose en los sueños y poemas breves Michèle Bachelet, Massimo Borghese y Dan Stanciu. Como se verá, poca presencia de nombres externos al grupo, lo que significa para nosotros que se evita el escollo de ese internacionalismo a veces de poco o ningún carácter facilitado por las relaciones digitales. La revista en este aspecto resulta muy compacta, aunque más nombres aparecen en las imágenes, sobre todo por el espacio que se le dedica a la exposición internacional del collage surrealista en 2018, que incluía de los presentes en estas páginas a Kathy Fox, Patrick Lepetit, Marcos Isabel, Eloy Santos, John Richardson, Janice Hathaway, Michael Richardson, Enrique Lechuga, Ron Sakolsky, Noé Ortega, Eugenio Castro, Sergio Lima y Katrin Backes. La imagen de la portada es de Élise Aru, y por último debe destacarse la importancia de las contribuciones de otros dos nombres claves del Grupo, Virginia Tentindó y Pierre-André Sauvageot.
Hay tres actividades colectivas. En la primera, se interpreta un sueño ajeno como si fuera propio, solo sabiendo quien lo propone que se trata de un sueño de Freud. La segunda es el juego del “poema mejorado”, en que se parte de los “poemas en escalera” (mostrados en los cuadernos del grupo Poèmes en escalier y Le myriapode intermittent, ya comentados aquí), pero en este caso de uno desechado por su debilidad y que ahora se corrige (con eliminaciones o añadidos), para que se vaya la mala impresión que en su momento dio, pero señalándose que “no se trata de hacer excelentes poemas, sino de poder observar cómo las imaginaciones individuales se apoderan de un mismo material en cuyo origen estuvieron, para orientarlo más o menos diferentemente según sus propios catastros”. Por último, el juego del poema completo nos lleva a la divertida publicación de Guy Girard, también comentada aquí, en este caso Pierre des nautiles, que tomaba como objeto de la burla la poesía minimalista del surrealista renegado Pierre Dhainaut, quien vuelve a ser el bombo de la fiesta, aunque ahora es Michel Zimbacca quien se encarga de darle vida a unos poemitas tan mínimos como pretenciosos, práctica que por cierto en Canarias, donde escribo estas notas, encontraría un material suculento, aunque la ridícula plaga esté más o menos generalizada.

Élise Aru, sin título

En el capítulo ensayístico, señalemos el de Alfredo Fernandes sobre la libertad, que parte de una de mis frases más queridas de Bakunin y considera el espíritu de libertad como lo único movilizador y capaz de “abrir una perspectiva viable”, procediendo también a una feliz crítica del concepto de “esperanza”, así como el de Joël Gayraud “Amar es soñar”. Ensayo es también la extensa presentación o “puerta-ventana” de Guy Girard, que pone las cartas sobre la mesa, del mismo modo que Guy Girard es quien analiza la llave sobre la puerta de Alain Joubert, en esta caso con una muy atinada crítica de la noción batailleana de “transgresión”, aunque reconociendo la importancia de la noción de complementariedad que debe funcionar en casos como los de Breton y Bataille, o Artaud, o Nougé (al margen, yo aprovecharía, no insistiendo ya en el “enemigo del interior”, para aludir a las hagiografías de Nougé que no dicen ni una palabra sobre su siniestro estalinismo y para señalar que André Breton me sigue y seguirá pareciendo siempre la única piedra de toque que permite valorar el surrealismo de alguien, hasta el extremo de que me basta apreciar la insistencia en los resquemores o críticas a su obra o figura para mandar a alguien a la mierda como interesado en el surrealismo o, peor aún, pretenso surrealista).
Alcheringa cuenta, por último, con sendos homenajes a Sergio Lima (por Michael Löwy, quien diserta sobre su “erotismo incendiario”), Rik Lina (por Claude-Lucien Cauët, quien desentraña su peculiar automatismo) y Michel Zimbacca (por Sylvain Tanquerel, quien procede a una “onirocrítica” de su exposición de 2017).
¡Albricias por este resurgir de las revistas surrealistas parisinas!

sábado, 2 de marzo de 2019

"Bellas damas sin piedad"

Mimi Parent, Cuando yo era pequeña

El próximo sábado se inaugura en la Librería Enclave una serie de conferencias sobre las mujeres del surrealismo, organizada por Lurdes Martínez y con participación de varios de los componentes del Grupo Surrealista de Madrid. Se individualizan los nombres de Nadja, Simone Breton, Claude Cahun, Mary Low, Nora Mitrani, Annie Le Brun, Leonora Carrington, Unica Zürn, Suzanne Césaire, Elisabeth Lenk, Eva Svankmajerová, Penelope Rosemont, Carmen Bruna, Valentine Penrose, Alejandra Pizarnik y Joyce Mansour.
Es una buena ocasión para que, quien tenga buena voluntad, arroje por la borda la sarta de sandeces que sobre la temática del surrealismo y la mujer se han ido acumulando, con flagrante responsabilidad del estamento universitario (profesores y críticos de arte). Esperamos también que las charlas o conferencias acaben siendo publicadas.

Mimi Parent, El tiempo suspendido

jueves, 28 de febrero de 2019

Costa Rica, Batlle Planas, Triplov

Exposición del surrealismo en Costa Rica, para inaugurarse el próximo 7 de marzo:


*

Una exposición en Quimper y otra en Gerona, esta sobre Juan Batlle Planas:

*

En Triplov pueden descargarse la edición reciente de La tortuga ecuestre de César Moro, Paralelo /  Centrífugo de Amirah Gazel y Alfonso Peña y Jazz atabaque de Alfonso Peña, publicaciones ya referidas aquí:

domingo, 24 de febrero de 2019

Tristes nuevas

El mes de febrero se saldó con la amarga desaparición de dos figuras jóvenes asociadas al surrealismo. En Brasil, Fátima Roque; en Chile, Rodrigo Hernández Piceros.
A Fátima Roque la conocí en Tenerife cuando el congreso Surrealismo Siglo XXI. Aunque el contexto era académico, este congreso contó con la presencia nada menos que de Jorge Camacho, Sarane Alexandrian, Sergio Lima y Georges Sebbag, y no contó con la de Édouard Jaguer por su fallecimiento poco antes, correspondiéndome a mí el honor de hacerle un homenaje con una conferencia en que hice de él una semblanza que no podía ser sino ardiente. Si hubo un momento verdaderamente surrealista en este congreso ese fue cuando Fátima Roque, saltándose todo protocolo, procedió a la lectura de la “Carta a Óscar Domínguez” que, al socaire de ciertos acontecimientos brutales en Brasil, firmaron los surrealistas brasileños y Miguel de Carvalho. Aguerrida y apasionada, siempre portando consigo su cámara fotográfica, Fátima Roque era una persona con quien me fue imposible no entusiasmarme, sobre todo el día en que recorrimos la cordillera de Anaga, pasando por cierto por el caserío del Roque Negro, cuyo nombre formaba parte del suyo.
Rodrigo Hernández Piceros fue uno de los fundadores del grupo surrealista Derrame y era un excelente poeta. En el mes de enero había publicado un nuevo poemario, del que ni siquiera sabía yo nada cuando me llegó la noticia de su muerte. Su título, Visiones, sueños y mantras, confirma su orientación orientalista. En 2006 ya había aparecido La perseverancia del sueño, con collages del fotógrafo francés Romuald Roudier, prólogo de Aldo Alcota y una nota de Marie-Dominique Massoni. En él, Hernández Piceros se situaba a sí mismo en la estela de Pablo de Rokha, Vicente Huidobro, los mandragóricos, Rosamel del Valle, Ludwig Zeller y André Breton. Mucho podía esperar el surrealismo chileno de Rodrigo Hernández Piceros.

*

1ª fila: Fátima Roque, Guy Ducornet, Miguel de Carvalho;
detrás: Beatriz Hausner, Maria de Carvalho, Rik Lina, 2008

El siguiente documento de Fátima Roque consta de la entrada de Caleidoscopio surrealista (con la foto de Eugène Atget a que se refiere el texto), fotos de una exposición de 2005 con el texto que le dedicó Helouise Costa, Caderno de descontroles (2006), Aldeia (2007), las dos fotos del catálogo de Coimbra O reverso do olhar (2008) y de la revista Debout sur l’Oeuf (2010) y sus colaboraciones en los números 2 y 3 de A Phala (2013, con la “Carta” leída en Tenerife, y 2015). Lamento no haber encontrado en el maremágnum de mis libros el precioso Frederich Van Velthem e o mar de Chacororé, mistificación poética de altos vuelos; pero lo publicaré cuando aparezca, a no ser que se lo haya tragado alguien a quien se lo prestara.

*

Rodrigo Hernández Piceros, 2006

De Rodrigo Hernández Piceros tenemos aquí el pdf de su magnífico libro, de tan bello título, La perseverancia del sueño:

viernes, 22 de febrero de 2019

Albert Mayol, en Documenta

Albert Mayol, Los pájaros se vengarán, 2019

Hasta el 18 de marzo se expone en la Librería Documenta de Barcelona una antología de collages de Albert Mayol, cuya obra presentamos aquí recientemente.

jueves, 21 de febrero de 2019

“Soapbox”, 122-126

Jean-Pierre Paraggio,
Portrait à son endroit
de Massimo Borghese
dans le monde à l'envers
Soapbox se pone al día, pero, como estas nuevas entregas no han aparecido en la página del umbo, las ofrecemos como documento adjunto.
Hay poemas de Alexandre Pierrepont, Maurice Blanchard, Bertrand Schmitt, Alice Massénat, Joël Gayraud, Claude-Lucien Cauët y otros, e imágenes de John Welson, Jean-Pierre Paraggio, Rik Lina, etc.
También se da noticia del último libro de Jean-Claude Biraben, “Prendre ses jambes à son cou” (2018), y se anuncian en las ediciones de Pierre Mainard publicaciones de Jorge Camacho (que esperamos con impaciencia), Pierre Peuchmaurd y Anne-Marie Beeckman y Georges-Henri Morin.
“Quien dice metamorfosis dice caducidad. El poema, contemporáneo del oprobio y de la caducidad de este monde, está al alcance de quien lo busca.”

domingo, 17 de febrero de 2019

“Dreamdew”, n. 16

Renzo Margonari,  No sabemos si no soñamos, 2002

En este nuevo número de Dreamdew, “comunicación onírica”, prosigue la publicación del magnífico ensayo de Georges Sebbag, que se complementa con una jugosa serie de sueños en que los temas son el misticismo y la religión, a cargo de Teodoro Adorno, Luis Buñuel, la pintora Mitzura Salgian, el dibujante de Asterix Albert Uderzo, Guy Girard, Bruno Jacobs, Sasha Vlad, Jason Abdelhadi y Dan Stanciu. Exquisita presentación, como de costumbre, y mucho material para reflexionar, reír... y soñar.

Alfonso Peña, El séptimo sueño, 2017

“Infosurr”, 135-136


Infosurr llega a su número 136, siempre alertando de las novedades en el surrealismo y sus “alrededores”.
En las dos últimas entregas, los trabajos más extensos son los de Dominique Rabourdin sobre Paul Nougé, António Cândido Franco sobre la correspondencia de Cesariny con Frida y Laurens Vancrevel, Gérard Roche sobre el primer tomo de obras completas de Robert Lebel y de Richard Walter, Christian Bernard y Jerôme Duwa sobre las varias publicaciones últimas de y sobre Benjamin Péret.
Aplausos para una breve reseña que hace Gérard Durozoi de otra de esas lamentables biografías “noveladas”, esta vez perpetrada sobre Mina Loy. La reseña enumera de modo demoledor una cantidad hilarante de burradas, que casi igualan las que el propio Durozoi recopiló no hace mucho a propósito de otra de esas pseudobiografías (en aquel caso sobre la pobre Leonora Carrington), o las que adornan el libraco de Gallimard Les Avant-gardes artistiques.

*

Le Grand Tamanoir anuncia esta caja con 40 dibujos en color de Christian d’Orgeix, realizados en 2017 y 2018; son solo 40 ejemplares, con un dibujo original en cada caja:

jueves, 14 de febrero de 2019

Guy Girard: “Pinto porque sueño”


Esta exposición de Guy Girard se inaugura mañana. En la velada de clausura, el viernes 1 de marzo a las 20 horas, Guy Girard y el Grupo Surrealista de París leerán poemas.
Próximamente se publicará una nueva revista del grupo, lo que es sin duda una gran noticia, que levanta muchas expectativas.

*

Aprovecho para dar este documento de Cécile Carbonel y Alexandre Pierrepont, sobre los hechos que han venido ocurriendo en Francia:
dans les rues ruineuses de vie
Lo que me lleva a su vez a señalar esta reseña sobre el poemario de Pierrepont, ya que ha sido hecha por François-René Simon:
fronteras del mundo habitado

miércoles, 13 de febrero de 2019

Jan Bervoets: “Abstracciones tangibles”


Este es el nuevo libro de poemas de Jan Bervoets, publicado por la editorial anarquista de Utrech Kelder (editora de Lautréamont en los Países Bajos), con dibujos-collages de Rik Lina y, en la cubierta, un fragmento de una de sus pinturas free jazz. Se presenta el próximo domingo:
Sobre Jan Bervoets, surrealista demasiado poco conocido fuera de sus fronteras, nos escribe Rik Lina:
“Jan Bervoets is the poet of absolute freedom using engagement as weapon in a totally unpolitical way, so «feels» for me close to Benjamin Péret. No surprise he is one of the anarchists active here, using his pen in many articles in anarchist magazines.
As a poet he uses many many words, sentences and saying from popular and common language, slogans, advertisements etc. turning them into unexpected lines ; so he says it to be absolutely necessary for the surrealist poet to hit the streets. He says also: «I am taking the words back that advertisement steals from poetry!»”
Y Laurens Vancrevel: “In his poetry he tries for a definitive change of life and society, so nobody is being lived any more, but can choose for himself how to live and think.”


*

También Rik Lina ha realizado la portada de otro libro de Gerbrand Muller, un amigo de los surrealistas neerlandeses:


domingo, 10 de febrero de 2019

Le Poignard Subtil

Bruno Montpied, Sueños ahogados bajo el mar, 1997

Le Poignard Subtil prosigue su andadura en que tiende inquebrantablemente “pasarelas entre el arte popular, el art brut, el art naïf, el surrealismo espontáneo y el arte inmediato”.
No solo llamamos de nuevo la atención hacia su blog siempre renovado, sino en concreto hacia las entradas recientes dedicadas al “juego del diccionario”, así como hacia el fotoblog del director del sitio, Bruno Montpied, en que va comentando sus propias obras: “producciones gráficas, pictóricas, fotografías y otras experiencias” que componen un mosaico fascinante, al que puede accederse tanto cronológicamente como a través de un excelente archivo temático.

martes, 5 de febrero de 2019

Claude Cahun / Suzanne Malherbe

Suzanne Malherbe y Claude Cahun

El siguiente documento denuncia una impostura con Suzanne Malherbe, en que ha incurrido el ayuntamiento parisino. Enviado al llamado Conseil de Paris, ninguna respuesta ha tenido, al cabo de ocho días. Lo que me ha dejado perplejo es leer la deliberación consistorial sobre Claude Cahun, emitida en 2018; cándidamente, yo creía que a tanta memez solo podían llegar las instituciones españolas.

domingo, 3 de febrero de 2019

Una antología de Élie-Charles Flamand

Aunque publicada, en La Lucarne Ovale, hace tres años y medio, y señalada aquí en dos ocasiones, llamo la atención hoy especialmente sobre esta antología poética de Élie-Charles Flamand, Braise de l’unité. Un poeta como Flamand debería leerse en su totalidad –unos treinta cuadernos–, pero este volumen asume características especiales, ya que, por una parte, la selección fue hecha por Obéline Flamand (de quien es la viñeta de portada) con el visto bueno del escritor, y, por otra, la enmarcan dos textos magníficos sobre su poesía, a cargo de Gwen Garnier-Duguy y Marc Kober.
Se cubre un período que va nada menos que de 1957 a 2014, y se comienza, como era de esperar, con À un oiseau de houille perché sur la plus haute branche du feu, el legendario poema dedicado a André Breton e ilustrado por Toyen.
En su prefacio, “La palabra de Élie-Charles Flamand”, Garnier-Duguy calibra su poesía como “una de las más bellas y más potentes de nuestro tiempo”. Su “lengua única”, su “mirada única”, las ve como opuestas “a las fuerzas de muerte que hoy contaminan la superficie del globo, enfangado en los mecanismos de deshumanización absoluta”.
Marc Kober, en “El tesoro de Élie-Charles Flamand”, diserta sobre su “periplo espiralado” y describe la antología como una serie de cortes en los filones de una mina poética. La poesía de Flamand –llena de metáforas soberbias– es “iniciación y alquimia”, “diario de a bordo de un viaje del interior”, “búsqueda amorosa que tomaría por objeto el secreto del universo”.
Marc Kober señala la proximidad gráfica de la poesía de Flamand con la obra de Toyen, lo que me ha llevado a reproducir aquí su poema “En proie à leurs regards”, incluido en La lune feuillée (1968), junto a la pintura de Toyen que lo inspiró.

“En proie à leurs regards

À Toyen

Une pluie d’yeux en fusion
Strie la falaise de givre où s’émousse le biseau des reflets
Vitrifie la brume cendreuse qui noyait nos plus secrètes ruines
Calcine l’ombre portée de nos masques

Illuminés au plus bas de notre fondrière
Riches d’un long coeur avec les filons
Nous les vigiles
Nous pouvons lever nos paupières lourdes de limon
Et ceints du diadème de nos larmes
Briser les serrures de l’ultime ouragan

Toyen, En proie à leurs regards, 1957

jueves, 31 de enero de 2019

Jesús García Rodríguez: “Poikilía”

Dibujo de Leticia Vera

Las Ediciones de la Torre Magnética, en su colección de poesía Los Peces Solubles, acaban de publicar la continuación de Migración, poema de Jesús García Rodríguez (Grupo Surrealista de Madrid) que anunciamos aquí hace tres años. Se trata de una vasta trilogía –la Trilogía de la troposfera– en que se alían el himno y la invectiva. Si Migración se estructuraba en cantos en prosa poética, Poikilía lo hace en capítulos cuyos versículos evocan las tiradas de la poesía épica, aunque de lo que más cerca está es de la poesía ilustrada, claro que con ideas remozadas y un furor que faltaba a aquella.
Un prólogo del propio autor arroja luz más que suficiente sobre sus intenciones y el sentido tanto de Poikilía como de la Trilogía de la troposfera.
Como frontispicio, un bello dibujo de Leticia Vera que nos lleva al motivo central: la selva, como oposición a la vida civilizada.
migración

domingo, 27 de enero de 2019

Pavel Reznicek

A mi manera, homenajeo hoy a Pavel Reznicek, que se fue a vagar por las estrellas el pasado verano.
Tras la nota de Caleidoscopio surrealista, doy acceso a un pdf que he compuesto con muchas de sus colaboraciones en revistas del movimiento surrealista (la excepción es Gradiva, de corte más académico, pero donde salió mucho material importante). La sucesión es cronológica, desde 1973 con el Bulletin de Liaison Surréaliste a 2009 con Brumes Blondes.
¡Un verdadero banquete de escritura surrealista de los más altos vuelos!

Pavel Reznicek (1942). Soberbio poeta y prosista, incorporado al grupo surrealista en 1961. En 1974 inauguró la primera revista “samizdat” de su país, Cigarro, aún existente, y hasta el 89 solo se expresó a través de estas publicaciones clandestinas. En los 70 colaboró con el grupo parisino, que le publicó el poema “Variedades de tabacos” en el n. 3 del Bulletin de Liaison Surréaliste. Este poema, el titulado “Punta de lengua” traducido en el n. 2 de Salamandra, los tres que han aparecido en Brumes Blondes, el relato “Vilma” seleccionado por Michael Richardson para The myth of the world, los textos que incluye Petr Kral en su antología y el magnífico “El imbécil” (perteneciente a una serie de prosas en que su autor adopta también la forma de un cura, de una silla, de una mujer, de un ciego, de Reznicek, etc.), publicado en el n. 4 de la segunda serie de Phases (1974), dan una buena prueba de su valía surrealista, y más escritos suyos pueden espigarse hasta nuestros días en The Moment, Le Melog, La Crécelle Noire, Gradiva, TransformaCtion, Ojo de Aguijón, Extrance, Flagrant Délit, Droomschaar, Jazz. Reznicek cuenta con más de veinte libros de poesía y prosa, y ha traducido a poetas como Joyce Mansour y Benjamin Péret. Su delirante novela El techo fue trasladada al francés (Le plafond, Gallimard, 1978, con un prólogo insulso de Milan Kundera y unos “retratos imaginados” que le hizo Pol Bury), así como una antología de Poèmes (1977) y la citada serie de cuentos L’imbécile (1986, cubierta de Jules Perahim). En los años 90 publica sus memorias.