martes, 13 de octubre de 2015

Crónica

Un maravilloso catálogo de las esculturas reveladas de Enrique Carlón, con las estupendas fotos de Mara Herrero, y acompañado de un texto del propio Carlón, va a aparecer en el Museo Barjola, pero al parecer solo en pdf. Esperemos que haya una manera de hacerlo asequible a nuestros lectores e interesados en general, porque vale verdaderamente la pena, resultando sorprendente tanto el sentido poético de los objetos como la contextualización en que han sido captados por las fotografías, sumamente poética también. Una joya.
De infoenpunto (edición digital), tomo esta certera nota:
“La exposición «Objetos revelados» conjuga en el Museo Barjola una colección de hierros de Enrique Carlón abrazados por las fotografías de Mara Herrero, que los retrata devolviéndolos a «sus lugares de origen»; es decir, «en un espacio cargado de emoción, no fantástico ni misterioso, sino maravillosamente real». Los primeros son elementos encontrados, según su autor; elementos «ya hechos» y elegidos por su carga poética y pasional y «luego reconstruidos». Los segundos, la escenificación, también cargada de poesía, de la relación entre esos objetos, ya convertidos en esculturas, y el mapa del que proceden.   
Son en todo caso «objetos surrealistas», aseguran ambos creadores, que sitúan su trabajo en la tradición de otro representante de ese movimiento, el pintor y poeta portugués Mario Cesariny, a cuyas palabras recurren, precisamente, para explicar que lo que ellos hacen es «un proyecto político de vida poética». Fotografías y esculturas, que suman más de medio centenar de piezas en una suma de ensoñaciones, cuando se cumple el 50 aniversario de la muerte de André Breton, autor del texto fundacional del surrealismo, recordado en la obra de estos dos artistas asturianos, el escultor Enrique Carlón, que vive y trabaja en Rali, a la vera de Villaviciosa, y Mara Herrero, que vierte desde hace tiempo sus inquietudes sobre el papel fotográfico”.



*

Dark Window Press ha editado una antología en inglés de Josef Janda, nombre clave del surrealismo checo, con el título de Free style. La poesía de Janda es una de las que deberían incorporarse a una actualizada antología del humor negro.
“Los niños gordos no arden bien”.

*


¡Y van 16! Esta nueva autoedición casera de Guy Girard en Saint-Ouen es, en efecto la dieciseisava que nos brinda. Ahora se trata de un extenso poema amoroso titulado Le piano grand ouvert du gibier y como de costumbre lleva un bello frontispicio de Pierre-André Sauvageot, que aquí vemos.

*

Infrenable es también la actividad editorial de Javier Gálvez. Sus Ediciones del Buey lanzan ahora Paralajes (Oporto en perspectiva), en que aúna fuerzas nuevamente con Eugenio Castro. Se trata de cuatro fotografías de la antaño muy bella, incluso fascinante ciudad del norte portugués, hoy ya imposible de visitar a causa de la peste turística, del triunfo aplastante de lo sucedáneo y de la combinación de sus aires mefíticos con los del brutal tráfico rodado, que hasta dio ya cabo de los elegantes tranvías que la surcaban. Pero en estas cuatro imágenes no se ve gente, a excepción de un caminante en una señal clavada en la playa.

Ciudad desembocada

*

Rik Lina profirió un breve pero jugoso discurso en Famalicão, con motivo de su muestra antológica “Texturas de lo imaginario”, en que no dejó de hablar de “este misterioso y obstinado movimiento artístico que comenzó en el inicio del siglo pasado, pero que después de la muerte de André Breton fue propagado en una enorme revitalización con la explosión de la imaginación en los años 60”.

*

Gavin Parkinson, autor del muy serio estudio Surrealism, art and modern science (2008), reseñado en estas páginas, acaba de publicar Futures of Surrealism. Myth, Science Fiction and Fantastic Art in France, 1936-1969, con 288 páginas y un centenar de ilustraciones.

*

Infosurr, en un verdadero tour-de-force de Richard Walter, ha sacado ya su número 116, correspondiente a noviembre-diciembre de 2014. Como siempre, con interesantes reseñas, noticias e informaciones.

*

Una amplia exposición de Wifredo Lam se celebra en París, para luego pasar a Madrid y Londres. En el catálogo, por primera vez completo, el poema “A la salud de la serpiente” de René Char, que fue ilustrado por Lam. Como de costumbre, no presto especial atención a estas macroexposiciones de figuras consagradas. Ya no existen un Édouard Jaguer, un Sarane Alexandrian, un José Pierre, que se bastaban para darle interés a los catálogos, y estos ya no tienen sino textos de críticos e historiadores del arte que no ofrecen las garantías que justificarían su costosa compra.

*

Parece que esta vez va ya en serio la publicación de los ensayos completos de Aldo Pellegrini, que llegó hace no pocos años a darse como hecha en las solapas de los libros de Editorial Argonauta. La conquista de lo maravilloso (ensayos reunidos) lleva prólogo de Luis Felipe Noé y aparecerá próximamente en las mismas ediciones.
El año pasado, Argonauta reeeditó las Obras completas de Lautréamont/Ducasse, que en 1962 llevaron un prólogo admirable de Pellegrini, todo un clásico en la bibliografía del Conde. Repasando sus fondos, encontramos muchas publicaciones del surrealismo y cercanías. Así, en la colección Insurrexit, obras de Artaud, Breton, Péret y el propio Pellegrini, y en la Biblioteca de Poesía, la poesía completa de Miguel Ángel Bustos (Visión de los hijos del mal), poemarios de Francisco Madariaga (Criollo del universo y País garza real), la antología personal de Julio Llinás (De las aves que vuelan), Inocencia feroz de Celia Gourinski y la poesía completa de Pellegrini (La valija de fuego).

*

La Fleur de Lune, boletín de los amigos de Maurice Fourré, acaba de publicar su n. 34.