miércoles, 23 de noviembre de 2011

Homenaje a Sarane Alexandrian


La revista de Sarane Alexandrian Supérieur Inconnu, que desde el año 1995 fue de lo poco valioso que ofreció el panorama cultural europeo, cierra su periplo con el n. 5 de su tercera serie. En total, 30 nn.: 21 en la primera serie, de 1995 a 2001; 4 en la segunda, 2005-2006; y 5 en la última, 2007-2011. Todos ellos con una fuerte impronta surrealista.
Este número final, como tenía que ser, es un homenaje al director de la revista, desaparecido hace ahora dos años. Lo publica la asociación Les Hommes sans Épaules (les.hse@orange.fr).
La portada es de Madeleine Novarina, la que fue compañera de Alexandrian y con quien fue él enterrado. A la relación entre ambos dedica un bello trabajo Christophe Dauphin”, valiéndose precisamente del título de la obra en portada: Pareja heroica haciendo frente a todo. Madeleine y Sarane. Y sobre Madeleine leemos unas páginas del propio Alexandrian: “Madeleine Novarina poetisa”, seguido de cuatro poemas de ella. Los textos inéditos de Alexandrian son uno de los mayores motivos de interés de la revista, entre ellos tres pertenecientes a su libro Ideas para un arte de vivir (que esperamos ver publicado pronto): “La creación novelística”, “Ontología de la muerte” y “Consideraciones sobre el mundo oculto”. Los otros son unas respuestas fílmicas al sobrino de Madeleine, el experto en sueños Virgile Novarina (sobre sus novelas, sus ensayos, las revistas Néon y Supérieur Inconnu y sus obras póstumas), y unas páginas en torno a su pieza teatral Sócrates me ha dicho, escenificada en 2008.
El número se abre con el balance que hace César Birène de la propia revista, señalando entre otras cosas su posición encontrada con el “dogmatismo universitario”, y con la semblanza esencial que de Alexandrian hace su biógrafo, Christophe Dauphin, a quien debemos el excelente volumen de la Bibliothèque Melusine Sarane Alexandrian ou Le grand défi de l’imaginaire. Dauphin, además, es el director de la revista en este número último.
Sobre Alexandrian escriben artículos y notas Jean-Dominique Rey, Lou Dubois, Jean Binder, Constantin Makris, Odile Cohen-Abbas, Paul Sanda, Nina Zivancevic, Marc Kober, Barasab Nicolau, Gérald Messadié, Marc Janson, François Py, Michel Perdrial, Fabrice Pascaud, Jehan Van Langhenhoven y –desentonando algo– Margaret Montagne. Destaquemos el magnífico abordaje que hace Paul Sanda de la figura del Maestro desde el esoterismo tradicional, el estudio de sus escritos de arte por Jean Binder, la narración por Constantin Makris de una visita con Alexandrian al museo Gustave Moreau y el artículo de Marc Kober, titulado “La tribuna del sueño”. En el texto de Nina Zivancevic, nos entusiasmamos al referirnos la intempestiva intervención de Alexandrian en el Centro Comercial Pompidou, cuando los miserables de turno se permitieron rebajar a Ghérasim Luca: “¡Ustedes no tienen derecho a vejar a mi amigo! ¡A causa de gente como ustedes, Luca ha muerto!”. Expulsado del local, Alexandrian se fue con sus acompañantes al Cavalier Bleu a beber champán. ¡Admirable! ¡Qué bueno es ser un hombre de su envergadura expulsado de tal lugar!
En forma poética lo homenajean Matthieu Baumier, Jean Barral, Gwen Garnier-Duguy y Olivier Salon, y en forma epistolar Jean-Clarence Lambert, Pierre Pinoncelli y Gregoire Lacroix. A su vez, se reproducen tres cartas a él dirigidas por André Breton, una por Malcolm de Chazal y otra por Jean Hélion. En este terreno, también hay dos muestras del maravilloso correo de Lou Dubois, que ha sabido convertir en poesía algo tan banal como el sobre de una carta amistosa –y además en la era de su desaparición.
Las ilustraciones son numerosas, sin que falte ninguno de sus últimos amigos (Ljuba, Virginia Tentindó, Miguel de Carvalho, Lucien Coutaud, Marc Janson, Lionel Lathuille, Myriam Bat-Yosef, Roselyne Gigot, Olivier O. Olivier, Lionel Lathuille) ni el dibujo de Victor Brauner dedicado “au Grand Crichant de la demonotalismanie de la dignité poétique Sarane Alexandrian”. La aguada de Marc Janson lleva por título L’aventure en soi: hommage à Sarane Alexandrian, y de la espléndida Virginia Tentindó, aparte la foto de una de sus esculturas, vemos el anillo que hizo para él en el año 2000.
En suma, el mejor homenaje imaginable a nuestro querido Sarane Alexandrian.


Sarane Alexandrian deja k.o. a Alain Jouffroy
Al llegar a la página 51 de este homenaje a Alexandrian, uno no da crédito a la inclusión de una detestable entrevista hecha a Alain Jouffroy sobre Alexandrian. Dechado de bilis y de rencor, evidencia el deseo por parte del entrevistado de denigrar lo más posible al que fue su amigo. Aunque Jouffroy aún colaboró en la segunda serie de la revista, algún comentario nos llegó de que ambos habían tenido una rencilla cualquiera.
Jouffroy lo retrata asistiendo a las reuniones del grupo surrealista en 1947: “muy burgués, solemne, más bien untuoso, ceremonioso y muy presuntuoso”. Dice que quería ser Diderot, pero que (por desgracia para él, a juicio de Jouffroy) no pudo serlo (para nosotros, por fortuna), y lo acusa a renglón seguido de no haber leído ni a Sartre (¡!) ni a Merleau-Ponty (¡!) (y de haber leído demasiado tarde a Heidegger...). Parece que estamos ante una página del profesor Bonnefoy cuando se pone a acusar a Breton de no haber leído esto o aquello. Y también, como ocurre con Bonnefoy, nos preguntamos si Jouffroy no sabe lo que es un espejo.
Sigue su lamento porque haya hablado siempre bien de Brauner (de nuevo le falta el espejo, ya que su propia crítica de arte está llena de celebraciones) y porque desconociera “bizarramente” a Bellmer, toda una mentira, ya que incluso escribió una monografía sobre él. La miseria continúa al desvalorizar sus libros sobre erotismo: “alimenticios”, a excepción de Los liberadores del amor. De broche, critica que Supérieur Inconnu haya sido demasiado “surrealista”, es decir, lo contrario de lo que otros han dicho. Ni mucho menos giraba la revista “casi exclusivamente en torno al dadaísmo y al surrealismo”, algo que por cierto hubiera sido nuestro deseo, ya que, en efecto, la revista se abría a espacios por completo ajenos al surrealismo. En fin, Alexandrian “soportaba mal las contradicciones que se le podían aportar”. ¿Y Jouffroy? ¿Cómo ha soportado que Radovan Ivsic lo haya llamado “criptoestalinista”, o los buenos garrotazos que se llevó cuando se puso a reconciliar post-mortem a Breton con el infame Louis Aragon?
Uno se asombra, en medio de la celebración que sus amigos hacen de alguien desaparecido, por esta estúpida entrevista. Pero la explicación llega en el acto. A la página siguiente la tenemos: una soberbia carta de Alexandrian, enviada en enero de 2007 a este personaje, llamándolo a capítulo y burlándose de él por estar regocijándose con la concesión de un premio de poesía. Y ahora entendemos que esta entrevista aparezca. Donde tiene que aparecer.
La carta de Alexandrian es formidable de cabo a rabo, y por ello la he traducido aquí:
“Querido Alain,
A la vuelta de una cura, encuentro tu mensaje en el contestador automático: «Te anuncio una buena noticia: acabo de recibir el Premio Goncourt de Poesía». Es sorprendente que tú puedas imaginar que un hombre como yo, que siempre ha hecho ostentación de su menosprecio de los premios literarios y admirado a André Breton y a Henri Michaux por haber rechazado el Gran Premio de Poesía de la Villa de París que se les quiso otorgar, pueda considerar como una «buena noticia» tal distinción.
Tanto más que no se trata del «Premio Goncourt de Poesía» (que no existe), sino de la Beca Goncourt de Poesía, que atribuye la Academia Goncourt sin financiarla, de tal modo que se la llama también «Beca Adrien Bernard». Ahora bien, una beca hay que solicitarla (como la Legión de Honor, que tú quieres hacer creer que la has recibido), y es una ayuda reservada a un debutante de gran mérito y no a un poeta de 78 años que carece de dificultades materiales. Tú usurpas pues la ayuda que serviría mejor a un poeta joven y desafortunado, y no dudas en presumir de ello.
Yo no tengo nada contra los arribistas literarios, y los habrá tanto como la literatura dure. Pero cuando se trata de un hombre que ha pretendido con énfasis ser un «individualista revolucionario», y que ha hecho declaraciones altivas contra los que traicionan a «la revolución», que ha dado lecciones de modernidad íntegra a todo el mundo, resulta ridículo ir a hacer zalamerías al Centro Nacional del Libro (convertido en un lugar privilegiado de la podredumbre intelectual, denunciado como tal en el último editorial de mi revista) para recibir las felicitaciones del gran revolucionario Robert Sabatier.
Con todos los esfuerzos que has hecho para triunfar, deberías recibir el Premio Nobel, como Sully Prudhomme y Pablo Neruda. ¡Pero no has conseguido sino la Beca Goncourt de Poesía! Te presento mis condolencias.
Amistosamente,
Alexandrian.”
¡Un brindis de ese oporto que él siempre tenía en su casa para agasajar los amigos, por nuestro gran e inolvidable Alexandrian!